viernes, abril 16

Debido a la pandemia cae 18% el mercado de seguros de auto

0
217

Es difícil encontrar algún sector de la economía que no haya sentido los golpes de la pandemia del Covid-19 en su rendimiento. Incluso para aquellos rubros que finalmente no se vieron perjudicados en los números, debieron realizar esfuerzos extraordinarios para adaptarse a las nuevas condiciones de un mercado que, muy probablemente, no volverá a ser como el de antes.

En el caso de la industria de los seguros la historia sigue dicha línea. En términos generales cerrará el año de manera neutral, sin pérdidas pero tampoco sin crecimiento. Esto se debió fundamentalmente a que la crisis sanitaria incrementó las ventas de productos como seguros de gastos médicos y de vida en un 10% a 15%.

Caída de los seguros de auto

El rubro de seguros de auto, por el contrario, fue uno de los que más se vieron afectados por las medidas preventivas junto con los seguros de casa, habitación y empresas. Según lo informado por el presidente en Tampico de la Asociación Mexicana de Agentes de Seguros y Fianzas (Amasfac), Alberto Rodríguez, la venta de coberturas para coches disminuyó un 18%.

Para el presidente de Amasfac en Tampico, este resultado se debe a las complicaciones económicas y el hecho de que muchas empresas permanecieron con sus oficinas cerradas y con empleados y funcionarios trabajando en casa, lo que redujo drásticamente la movilidad. Con el coche poco expuesto a los riesgos y el presupuesto reducido, las personas optaron por dejar de contratar un seguro o reducir las coberturas pasando a algunas más baratas, si bien con menores aspectos protegidos.

La producción y comercialización de autos también tiene relación directa con el crecimiento o caída en la contratación de los seguros de carro. En ese sentido las noticias tampoco fueron buenas: según datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el mes de noviembre registró la variación negativa de venta de vehículos nuevos más grande para dicho mes en 25 años. En México se vendieron 95.485 carros nuevos en el onceavo mes del año lo que implica 23.5% menor a lo registrado en el mismo mes del año pasado.

Si bien en comparación con el mes de octubre las ventas subieron un 13.3%, en el acumulado del año se vendieron 843.986 autos, esto es 28.9 por ciento menos en comparación con lo comercializado en el mismo periodo de 2019.

Los ajustes económicos no favorecen a la cultura del seguro de auto

A las dificultades económicas sufridas por gran parte de la población durante este período, lo que lleva a realizar recortes como dejar de pagar el seguro, se suma el hecho de que México es uno de tantos países de Latinoamérica que presenta una cultura del seguro aún débil y que tiene mucho por desarrollar.

Estudios elaborados por el Inegi y la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) reflejan que 28 por ciento de los mexicanos consideran que contratar un seguro es demasiado costoso. Por otro lado, el 26 por ciento de los ciudadanos no saben cómo funcionan las coberturas y un 23 por ciento han declarado no necesitarlos.

Si bien es cierto que la contratación de cualquier tipo de cobertura, como la del seguro del auto, implica un gasto mensual adicional, también es cierto que las mismas también son un mecanismo de prevención frente a posibles acontecimientos indeseados y que pueden traer fuerte consecuencias para el bolsillo del involucrado.

Suponiendo por ejemplo que una persona sufre un accidente automovilístico chocando con otro carro, los gastos van a incluir reparación del propio auto, costos de salud y atención médica, los arreglos del vehículo de la otra persona involucrada así como los probables gastos médicos de la misma, entre otros. Ni que decir si aquel con el cual se chocó sufre algún tipo de consecuencia grave en su salud, esto probablemente implica costos judiciales y legales (abogados, peritos, etc.) e incluso eventuales indemnizaciones dependiendo del resultado del proceso judicial que fuera iniciado si es el caso. Frente a este panorama, soportar mensualmente el precio de un seguro contra terceros no parece tan alocado a los fines de quedarse con la tranquilidad que en caso de un siniestro el conductor se encuentra cubierto de las contingencias.

Se trata de un cambio de mentalidad, pasar de la “reparación” a la “prevención” lo que generalmente suele ser mucho menos costoso en varios aspectos. Como informó la Comisión Nacional para la Protección de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) 7 de cada 10 autos que circulan en el país lo hacen sin ningún tipo de seguro, incluso a pesar de la regulación que dispone que todos los titulares de vehículos modelo 2011 en adelante y con cierta valuación mínima deben contar con cobertura obligatoria.

Mantener el auto protegido incluso en tiempos de pandemia

 Como ya se mencionó, durante este año, uno de los aspectos que influyó en la caída de los seguros de auto fue el análisis de las personas al considerar que, permaneciendo más tiempo en casa no era necesario contar con protección para el vehículo. A pesar de ser real la primera premisa, no es cierto que quien cuenta con un auto de su propiedad logra evadirse de cualquier riesgo.

Para ello hay que tener en cuenta algunas cifras vinculadas principalmente con los accidentes viales, uno de los acontecimientos que más daños pueden llegar a provocar. En cuanto a ello, se ha analizado en las grandes ciudades del mundo, entre ellas Ciudad de México, que aun en los meses de cuarentena más estricta, los accidentes de tránsito disminuyeron drásticamente, pero a cambio fueron más graves, registrando altas tasas de fatalidad en los mismos.

Este año en México han fallecido 34 personas por día con motivo de accidentes de tráfico. En el mes de octubre se registraron 10.403 homicidios culposos vinculados con siniestros viales. Estas cifras llevan al país a estar entre los 10 con mayor cantidad de muertes de este tipo a nivel mundial. Esto demuestra que incluso durante épocas de aislamiento o distanciamiento social, las posibilidades de exponerse a algún tipo de evento desafortunado existen y no son pocas.

Leave a reply