lunes, mayo 27

Decidió dejar de ser analfabeta a los 68 años de edad

0
40

 

 

+“Carmita” es un ejemplo de cuando se quiere se puede.

Por Alejandra Parra Mejía, reportera

Mérida, Yucatán; 29 de marzo de 2018 (yucatanalamano.com).-  Su fe, vocación y ganas de salir  motivaron a “Carmita” a aprender a leer y escribir a pesar de ser una mujer de la tercera edad.

“Carmita”, como la conocen en su colonia, es una señora de 68 años de edad, que debido a su situación economía, había carecido de estudios, por lo que era analfabeta.

Sin embargo, en 2014 decidió brindar su tiempo a la religión católica, siendo auxiliar de catequista voluntaria a niños de Kínder en la parroquia de nuestra señora de la Asunción, ubicada en la colonia Chuburná de Hidalgo.

Sin embargo, a pesar de su edad, “Carmita” decidió que nunca era tarde para afrontar retos de mayor tamaño, por lo que quiso pasar de ser ayudante de catequista, a ser catequista titular.

Sin embargo, sus intenciones no fueron suficientes, ya que para poder ser catequista titular, “Carmita” debía tomar cursos brindados por la arquidiócesis de Yucatán, además de tener que presentar una serie de exámenes.

Agradeció el logro principalmente a sus compañeros en la iglesia quienes la apoyaron a cumplir su meta.

“Yo no sabía leer ni escribir, pero mis compañeros aquí en la iglesia me ayudaron mucho, tomé clases particulares, y después de más de 60 años ya no solo veía letras, sino que podía entender lo que decían, las podía replicar en el papel”, dijo emocionada.

“Carmita” se convirtió en un ejemplo claro de que la edad no es un impedimento para alcanzar las metas, ya que hoy por hoy funge como catequista titular en la parroquia de Chuburná.

Comments are closed.