domingo, julio 12

Desalojan a Yaxcabá y Tecoh

0
358

Elementos del Ejército Mexicano desalojaron anteanoche a habitantes de comunidades mayahablantes de Yaxcabá que se inundaron por las lluvias que ocasionó anteayer lunes la entonces depresión tropical 3, que ayer martes en la tarde se convirtió en el ciclón “Cristóbal” en la Sonda de Campeche.

En plena cuarentena por la pandemia de Covid-19, familias de las comisarías de Tiholop, Kanacom y San Pedro, entre otras de Yaxcabá, vieron inundarse sus terrenos y casas por las lluvias torrenciales causadas por la depresión tropical 3 que anteayer lunes en la tarde surgió de una baja presión remanente de la tormenta tropical “Amanda”, la cual se formó el domingo en el Pacífico y el mismo domingo se disipó al cruzar de Chiapas hacia Campeche.

Los militares llegaron anteanoche a las comisarías de Yaxcabá y desalojaron a las familias de las casas inundadas, donde perdieron su escaso patrimonio.

Algunos vecinos dieron por muertos sus aves, cerdos y animales que criaban en sus patios, así como los enseres que tenían en sus cocinas, la mayoría hechas de palmas de guano.

El agua alcanzó de uno a dos metros de altura en los terrenos e ingresó a las casas, donde los vecinos perdieron artículos de línea blanca, roperos, ropa e, incluso, documentos oficiales.

La Secretaría de Educación estatal autorizó que las escuelas públicas se habiliten como albergues para las familias desalojadas de Yaxcabá, ya que se pronostica que “Cristóbal” cause más días de lluvias fuertes.

Se teme que la situación empeore para las familias de las comunidades cuyos accesos se inunden, pues dificultará que llegue ayuda.

En Izamal anteayer lunes empezaron las lluvias, acompañadas de vientos que algunos vecinos calificaron como “huracanados”.

Pequeños ganaderos de la región reportaron que los caminos blancos de acceso a sus ranchos están inundados y con fango, que solo se puede entrar con camioneta alta y que por el lodo las motos y bicicletas no pueden pasar.

“Queríamos lluvia y aquí están las lluvias. Unos días atrás, cuando había mucho calor, pedíamos las lluvias; ahora que llegaron las lluvias queremos que el sol regrese a calentar y secar lo que ya se mojó”, expresó un pequeño ganadero.

“Ahora la mayoría de los corrales está llena de lodo, los caminos intransitables, hay que circular con cuidado porque un error y se accidenta uno mismo; además de que tanta agua también perjudica al ganado”, indicó.

Luego que el domingo y anteayer lunes mucha gente suspendió la cuarentena por el Covid-19 y salió a realizar actividades en el centro de Izamal, ayer martes las calles estuvieron desiertas debido que no dejó de llover.

En Tecoh, militares del 11o. Batallón de Infantería y elementos de Protección Civil desalojaron a las familias cuyas casas se inundaron en la cabecera municipal y las comisarías de Xcanchakán, Pixyá y Sabacché, entre otras, porque las lluvias llevan dos días sin cesar.

Las familias perdieron sus pertenencias en sus predios inundados y fueron llevadas a refugios temporales.

El alcalde Felipe May, el secretario municipal, Carlos Dzul, y el regidor Alfio Garrido recorrieron ayer las comunidades para evaluar los daños por las inundaciones y el primer edil ofreció ayudar a los damnificados.

En Cacalchén, el director de la Policía Municipal, Géner Aguilar Ceballos, informó que ayer, cerca de la 1 de la tarde, personal de Protección Civil y policías desazolvaron 12 predios que se inundaron por las lluvias.

Los predios inundados se ubican en la 22 entre 21-A y 23, donde la capacidad de los pozos pluviales fue rebasada; en la 20-A con 31 y en la 12 con 23. Las tres vías se cerraron al paso vehicular para prevenir accidentes.

Alistan refugios

Aguilar Ceballos indicó que ayer se comenzaron a preparar albergues temporales para las familias que se espera desalojar debido a que las lluvias no paran y las inundaciones ya llegaron a una profundidad de 30 o 40 centímetros de alto.

En Acanceh, las inundaciones alcanzaron 50 centímetros de alto en calles y patios tras poco más de 24 horas de lluvias.

Vecinos dijeron que desde hace mucho tiempo no ocurría que pare de llover por más de 24 horas.

Destacaron que un beneficio de las lluvias es que la gente se quedó en su casa, es decir, cumple la cuarentena para prevenir los contagios de Covid-19.

De un vistazo

Hunucmá

Numerosas calles se inundaron a causa de las lluvias que comenzaron el sábado. Esta situación perjudica a los mototaxistas y tricitaxistas porque por las lluvias, la gente no sale de casa, así que ellos no tienen trabajo.

Umán

Las lluvias que comenzaron anteayer ya dejaron calles inundadas y casas húmedas en colonias, fraccionamientos y comisarías. Mototaxistas ya sufrieron accidentes debido a los baches que ya no se ven por las inundaciones. Ante ello, vecinos del fraccionamiento Piedra de Agua pusieron una cubeta con piedras y ramas para alertar sobre un hoyanco.

Fuente: Diario de Yucatán.

Leave a reply