Desalojan predio ejidal en la colonia Santo Domingo

0
357

TIZIMÍN.— Más de 50 policías municipales desalojaron la mañana de ayer a un grupo de personas que desde mediados del mes pasado invadió un terreno ejidal en la colonia Santo Domingo.

Eran apenas las 5 de la mañana cuando los “paracaidistas” fueron sorprendidos por los oficiales, quienes se asomaron a las endebles casas de madera a pedirles que abandonen el sitio.

Hubo invasores que no pasaron la noche dentro del terreno, pero los que estaban dentro se levantaron somnolientos y como pudieron se fueron saliendo del polígono, que ya estaba cercado por más de 50 policías.

Poco después se presentaron al sitio el comisario Fidencio Tamayo Batún y su secretario, Jacinto Canché Pech; el tesorero Manuel Güémez Uitzil y el presidente del Consejo de Vigilancia, Eduardo Mex Aguilar.

La comitiva mostró un oficio donde se pedía a los invasores, de manera pacífica, que se retiren del predio de casi una hectárea, que por mayoría acordaron recuperar los ejidatarios.

Tras correrse la voz del desalojo, fueron llegando otros invasores, quienes pedían entrar a buscar sus pertenencias. Se les indicó que sí se los permitirían, pero en orden y de uno en uno.

Al sitio llegó también el director de la Policía Municipal, Roberto Pacheco Aranda, quien resguardó el orden, que por ratos se veía amenazado porque los ánimos entre los desalojados y ejidatarios se caldeaban.

Se dieron conatos de pleito cuando las invasoras querían ingresar a la fuerza a los lotes, pero no pasó a más cuando se les pidió que mantengan el orden.

Algunos invasores pidieron ayuda y se les permitió pasar en grupos de dos o tres para sacar las maderas, cartones, lonas, hamacas y demás artículos que tenían. La gente estaba enojada y por ratos profería insultos y ofensas a los oficiales.

Incluso advirtieron que irían a invadir el terreno que está atrás del predio desalojado, propiedad del comisario Tamayo Batún.

Una vez que sacaron a todos los invasores, se cercó el terreno y los ejidatarios subieron la albarrada y colocaron alambre de púas.

Algunos “paracaidistas” pedían que les paguen por la limpieza que hicieron del predio, y otros testigos decían que la mayoría de los invasores tienen casa y agarran los lotes para vender.

Según la Policía, el predio seguirá resguardado hasta nuevo aviso, en tanto los invasores amenazaron con realizar una protesta en la casa ejidal.

Fuente: Diario de Yucatán

Comments are closed.