martes, enero 21

Desatienden denuncia de pescadores

0
134

Pese a que esta localidad cuenta con puerto de segundo nivel de desembarque de altura, construida por la Administración Portuaria Integral (API) y ahora con el nombramiento como Zona Especializada Económica (ZEE), prácticamente con ello dan la espalda al pescador seybano, ya que tendrán que cuidarse de los barcos de gran calado y por si fuera poco, sufrir la contaminación de la caliza que vierte al mar la cementera Montserrat Sand, S.A. de C.V.
En estos momentos, la pesca es escasa, y aunque sea denunciado la constante depredación de pescadores y de embarcaciones que se hacen a la mar sin los permisos respectivos, y no sólo en esta zona costea de Seybaplaya sino también en Villa Madero, Ciudad de Sol, en el litoral de Champotón, Villamar y Punta Xen, y con ello violan de alguna manera la Ley de Pesca.
Por su parte, los dueños de la empresa cementera Montserrat los ha denunciado ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) que son los que ensucian los mares, defendiendo a la cementera Montserrat en Seybaplaya, quienes avientan el cemento crudo al mar, dañando la costa y haciendo que las especies que se daban a la orilla huyan, sobre todo las especies de pargo mulato y el chacchi, y los resultados son reales, no hay pescado, lo cual ha mencionado en varias ocasiones los pescadores Luis Góngora y Arturo Ku Cruz, ambos de Seybaplaya.
Es por eso que las agrupaciones de pescadores manifestaron que las autoridades pertinentes deberían sancionar enérgicamente a los compradores, llámeseles dueños de empresas contaminantes (Montserrat), permisionarios, cooperativas, y grupos de pescadores A.C., que se dedican a comprar y comercializar las especies marinas en tiempos de veda, así como a funcionarios que podrían estar coludidos con los pescadores furtivos.
Los pescadores ribereños están cansados de tanta denuncia que sólo se quedan el escritorio, por negligencias de autoridades como la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y de la Profepa y de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), porque ninguna atiende las denuncias de contaminación de los mares con llantas y otros objetos.
Los hombres de mar, como Alberto Rivero Niño, José Vela Osorno y Gumersindo Uc Alonzo, quienes se dedican legalmente a la pesca de especies con escamas, señalaron a este medio, que a diario tienen que lidiar con pescadores que no tienen el permiso, ya que los que se dedican a la pesca pagan anualmente, el tipo de especie a la que se dedican, ya sea robalo o pulpo, cada vez que se inicia la temporada.
En cambio los pescadores furtivos, llámeles buceadores y otros que sólo aparecen en temporada de pulpo, son lo que mediante “mochadas” capturan el octópodo e incluso especies en veda y sin pagar ningún impuesto, lo cual capturan ilícitamente, ya sea pepino de mar, caracol, pulpo y hasta robalo por medio del buceo.

Por Esto!

Comments are closed.