viernes, enero 15

Descubre todo lo que pasa cuando te demandan por impagos

0
908

En el momento que pides un préstamo online debes tener bastante claro que tienes una serie de obligaciones que no puedes pasar por alto. Si no pagas la deuda, te podemos asegurar que este hecho va a desembocar en una serie de consecuencias que no son agradables de por sí.

Es por eso que desde Finacer.com te queremos explicar qué es lo que pasa cuando te demandan por impagos. Además, te daremos una serie de consejos a tener en cuenta en el momento en que quieras pedir dinero en el futuro.

¿Qué pasa cuándo te denuncian por impagos?

Como ya hemos señalado al principio, lo ideal en el momento de pedir un préstamo es que lo puedas pagar. Por desgracia, no siempre se pueden afrontar las deudas que uno tiene a causa de una situación de urgencia que se puede dar en el momento menos esperado.

Si no puedes pagar las deudas a tiempo, lo más seguro es que la entidad prestamista te va a poner unos intereses moratorios. Te podemos decir a ciencia cierta que estos son mucho más superiores que los normales, por lo que al final la deuda que debes devolver es mucho más alta de lo que pensaste al principio.

Si no puedes pagar todo lo que te pide la entidad porque la deuda ha alcanzado unos límites fuera de tu control, la empresa en donde contrataste el préstamo puede empezar a emprender medidas legales contra ti.

Seguramente tras leer el párrafo anterior te estarás preguntando si puedes ir a la cárcel por no pagar a tiempo tus deudas. La respuesta es no. En México, según el artículo 17 de la constitución mexicana, no se puede ir a la cárcel por no devolver el dinero de un préstamo. La vía por la que se hace justicia es la vía civil por orden mercantil. Para poder ir a la cárcel, te tendrían que juzgar por la vía penal, que no es el caso. Es por eso que cuando la entidad prestamista emprende medidas legales contra ti te envía una demanda mercantil.

Es por eso muy importante que tengas claro que no eres un delincuente, sino un deudor. Aparte de conocer las obligaciones que tienes, es imprescindible que conozcas tus derechos para que no te engañen.

Igualmente, no creas que en el momento de recibir una demanda mercantil todo será fácil. Ni mucho menos. Desgraciadamente sufrirás una serie de consecuencias.

¿Qué es una demanda mercantil?

La demanda mercantil es una acción jurídica en que el acreedor va a reclamar el derecho a recibir el dinero que se creó a partir de una deuda con un tercero. Es decir, te demandan porque no puedes devolver el dinero que te prestaron.

Pero, en el caso que decidan ir al juicio mercantil, no existe una cantidad máxima ni mínima por la que te pueden demandar. En verdad la cantidad por lo que lo hacen es la que todavía adeudas. Eso sí, en algunos casos las entidades quieren que el demandado también se haga con los gastos que se generan del juicio. Pero, pocas veces se le concede.

Para conocer exactamente la cantidad por la que te pueden demandar, pide un reporte especial del Buró de Crédito. De esta manera, vas a descubrir la cantidad máxima por la que lo pueden hacer. Además, es una buena manera de saber que no te estafan con una demanda mercantil que no es real.

¿Te pueden embargar tus bienes por una demanda mercantil?

Cierto es que no puedes ir a la cárcel, ya que serás juzgado en un juicio mercantil, pero también es cierto que puedes sufrir un embargo si el juez lo considera oportuno.

Eso sí, debes tener en cuenta que lo primero que intentará la entidad prestamista es negociar contigo el pago de la deuda. Los juicios son caros para las dos partes y, además, no siempre se tiene la garantía de que podrán recuperar todo el dinero que te dejaron. La demanda mercantil es realmente la última herramienta que tienen para poder recuperar su dinero.

El embargo se conoce como la retención de bienes. Es una medida que se practica como precaución para el pago de las deudas. Son órdenes judiciales que solo pueden ser autorizadas por el juez en el caso que se haya producido una demanda mercantil contra un deudor. Si no se empieza con el juicio mercantil, nadie en su derecho te puede embargar tus bienes. Si alguien lo intenta sin una demanda mercantil por el medio, te podemos asegurar que estarás sufriendo una estafa.

Además, el embargo solo se puede hacer por parte del actuario o el ejecutor en el momento en que se notifica que has sido demandado. Solo en este punto. Si recibes una notificación en que te van a embargar tal día a tal hora, no le hagas caso y no dejes entrar a nadie en tu casa, ya que no cuentan con la orden judicial pertinente.

El embargo también tiene un límite legal que es de 3 veces el monto del demandado. Es decir, en el caso que tengas una deuda de $50.000 pesos, el máximo que te pueden demandar por ley es de $150.000 pesos.

Como demandado también tienes la posibilidad de solicitar que los bienes embargados queden bajo tu resguardo. De esta manera, tú eres el depositario de los bienes que se embargan. Lo único que hace el ejecutor en este caso es un inventario de todo lo que se decide embargar.

Es imprescindible que tengas en cuenta que solo se pueden embargar los bienes del demandado o el avalista. No se puede proceder con el embargo a nadie más. En el caso que se embarguen bienes que no corresponden al deudor o el avalista, estos se pueden recuperar a partir de vías legales.

5 consejos para pedir préstamos y no ser demandado

Ahora ya conoces que es lo qué pasa cuando te demandan por impagos. Pero, lo ideal es que no llegues nunca a esta situación. Es por eso que te queremos dar 5 consejos a tener en cuenta en el momento en que vayas a pedir un préstamo:

  • Solo pide el dinero si realmente lo necesitas. Si es para comprar un capricho, no lo hagas. Ya conoces cuáles son las consecuencias de no poder devolver el dinero a tiempo.
  • Ahorra todo lo que puedas. No importa que sea para pagar las deudas presentes o las futuras. Así podrás afrontar cualquier situación inesperada con más solvencia económica.
  • Utiliza páginas comparadoras de préstamos como Financer.com. Todos los préstamos que se muestran son fiables y seguros. Además, harás en cuestión de minutos el trabajo que te puede llevar horas.
  • No pidas dinero para pagar una deuda que ya tienes. Si lo haces y no puedes pagar la nueva, entrarás en un círculo vicioso del que te será muy difícil salir con una demanda mercantil en el horizonte.
  • Lee siempre la letra pequeña de los contratos de los préstamos. No vaya a ser que existan cláusulas ocultas que hagan el crédito más caro de lo que crees.

 

Leave a reply