martes, agosto 4

Devoción en Chacsinkín

0
479

Cientos de fieles celebran a san Pedro y san Pablo

PETO.— Cientos de fieles católicos participaron en la procesión y misa en honor de los patronos del municipio de Chacsinkín, san Pedro y san Pablo, cuyas festividades religiosas concluyeron ayer viernes.

La celebración se inició el pasado jueves 21 con la tradicional bajada de las imágenes de los santos. A lo largo de las actividades participación nueve gremios.

El presbítero Ricardo Cuytún Canché encabezó la procesión de ayer. Antes, durante la homilía, habló de la unidad y la importancia de seguir los ejemplos de san Pablo y san Pedro, quienes “fueron devotos de Dios y que siempre predicaron en su nombre”.

Objetivo común

Recordó que san Pedro fue un humilde pescador, en tanto san Pablo fue un intelectual, pero, a pesar de sus diferencias, siempre tuvieron un mismo objetivo: amar a Dios y predicar su palabra.

El padre hizo un llamado a los católicos a seguir el ejemplo de estos dos santos, sobre todo a que, como comunidad, haya esa unidad que debe haber para que las familias vivan en armonía y en paz.

Los feligreses comenzaron a llegar a la iglesia desde las 4 de la mañana para cantarles “Las mañanitas” a los dos santos. A las 10 de la mañana fue oficiada la misa y posteriormente de nuevo los feligreses les dedicaron a los santos el conocido tema, pero esta vez con mariachi.

Seguidamente se realizó la procesión por las principales calles de la población, donde ni las altas temperaturas fueron impedimento para que familias enteras participen en el recorrido.

Los fieles participaron en el recorrido con velas y veladoras en mano, mientras entonaban cánticos en honor de los patronos.

El presbítero se mostró contento porque durante los días previos a la celebración de ayer hubo poca participación de las familias por las campañas políticas; sin embargo, ayer viernes hubo más gente de la que esperaba.

Por la tarde las imágenes serían llevadas en procesión al ruedo de la feria y posteriormente serían regresadas al templo, para poner punto final oficialmente a los festejos religiosos.

Comments are closed.