martes, octubre 15

Diferencias entre desodorante y antitranspirante, ¿son igual de efectivos?

0
1505

A nadie le gusta oler mal, de ahí que desde que entramos a la adolescencia, busquemos el mejor producto para que nuestras axilas no despidan un aroma que espante a las personas a nuestro alrededor, pero ¿cuál es mejor? Conoce las diferencias entre desodorante y antitranspirante, y si son igual de efectivos.

Sudar es algo natural, de hecho, si no sudas, podrías sufrir de esto. Sudamos cuando nuestra temperatura corporal aumenta (ya sea por hacer ejercicio o una tarde calurosa), pues conforme este líquido se evapora, nuestro cuerpo se enfría. Sin embargo, el sudor no tiene olor.

Así es, de acuerdo a especialistas de Mayo Clinic, aunque existen 2 tipos principales de glándulas sudoríparas y 2 tipos diferentes de sudor (uno más más lechoso que el otro), ninguno tiene olor… Pero esto cambia cuando el sudor producido en las glándulas apocrinas ubicadas en las axilas e ingle, se mezcla con las bacterias de la piel.

Por lo tanto, la principal recomendación para evitarlo es mantener una buena higiene, pues, según los expertos, el baño diario con jabón antibacterial reduce el crecimiento de las bacterias, aunque también intenta no excederte con estos alimentos. Y como no está de más un poco de ayuda, otra buena opción, son los desodorantes y antitranspirantes, pero ¿son lo mismo?

Tienen el mismo fin, pero no son iguales

Así es, quizá has usado indiscriminadamente ambos productos, pero ¿has notado una pequeña diferencia? Sí, mientras con un antitranspirante es muy probable que tus axilas se mantengan secas más tiempo, con un desodorante no te librarás de una mancha de sudor, aunque sí del mal olor.

¿Eso qué significa? En pocas palabras, el desodorante sólo neutraliza el mal olor. Esto gracias a que la mayoría tienen como base el alcohol, lo cual provoca que tu piel se vuelva ácida y, por lo tanto, menos atractiva para las bacterias. Asimismo, al agregar aromas, el otro olor se disfraza. Sin embargo, no tiene ninguna influencia en el sudor.

En cambio, la función principal del antitranspirante es mantenerte seca, pues sus compuestos de aluminio bloquean temporalmente los poros sudoríparos, reduciendo la transpiración. De igual modo, la mayoría contiene fragancias, por lo tanto, tus axilas olerán rico… o al menos no mal.

Sobre la pregunta de si son igual de efectivos, podríamos decir que sí, siempre y cuando elijas el correcto para ti. Es decir, si eres una persona propensa a sudar más o realizarás actividades que te sacarán la “gota gorda”, podrías irte por el antitranspirante, sin embargo, si sudas “normal”, un desodorante será suficiente, tomando en cuenta que tienen una menor duración.

Lo que debes tomar en cuenta

Además de pensar en si sudas más o menos, al elegir tu producto también debes tomar en cuenta tu piel, pues si sufres de problemas dermatológicos o tu piel es más sensible, aquellos con alcohol u otros componentes, pueden provocarte irritación, comezón u otros síntomas.

Por lo tanto, si sufres de estos problemas, lo mejor es consultar a tu dermatólogo para saber cual es el ideal, lo mismo si el mal olor se acompaña por un exceso de sudor, pues podría tratarse de un caso de hiperhidrosis (aquí puedes conocer más sobre ella), en el cual el tratamiento será diferente.

Un mito común es que el uso de estos productos te lleva a padecer cáncer de mama, sin embargo, de acuerdo al Instituto Nacional del Cáncer, no hay pruebas científicas que realmente confirmen esta relación. Aunque, si lo prefieres, puedes optar por productos naturales, como éstos.

Finalmente, si no logras controlar el mal olor con nada, no dudes en visitar a tu médico para identificar la causa y darle tratamiento, pues en ocasiones, puede tener origen en algo metabólico relacionado con problemas de diabetes, tiroides o la glándula suprarrenal, en especial si se trata de algo repentino.

Como ya leíste, tu olor corporal puede delatar una enfermedad, en el siguiente video te hablamos más sobre el tema.

Fuente: Salud180.com

Leave a reply