viernes, abril 3

Dirigentes de partidos aseguran que serán críticos del nuevo gobierno

0
154

Dirigentes de partidos hablan de la importancia de ser críticos con el nuevo gobierno, pero destacan también la necesidad de remar juntos para sacar adelante a Yucatán

Los presidentes de los tres principales partidos políticos en la entidad creen que, finalizado el proceso electoral, es hora de enfriar los ánimos, mirar hacia adelante y sumar esfuerzos con quienes pronto entrarán a gobernar para que Yucatán pueda afrontar con éxito los retos que le esperan y avanzar en la dirección correcta.

No hay frentes abiertos, no hay deseos de revancha entre los adversarios políticos, Yucatán necesita de todos sus ciudadanos, coinciden los tres. “Es momento de sentarse a dialogar, de que los diferentes sectores intercambien puntos de vista. Tenemos que ponernos a trabajar juntos a fin de que puedan llevarse al cabo los programas que buscan beneficiar a los yucatecos”, destaca Mario Mex Albornoz, líder local del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Papel protagónico

Mex Albornoz, junto con Édgar Ramírez Pech y Carlos Sobrino Argáez, presidentes de PAN y PRI, respectivamente, se refieren en esta segunda parte de la conversación con el Diario a la posición que, consideran, deben ocupar el sector privado y la sociedad civil organizada ante las nuevas autoridades.

“Sólo hay un rol que debemos jugar todos: estar unidos y ser participativos, porque Yucatán está ante una gran oportunidad de desarrollo, del despegue que ansiamos todos. Los yucatecos tenemos que trabajar unidos para mantener la seguridad y la tranquilidad que nos caracterizan”, apunta el líder panista.

En su opinión, Yucatán reúne todas las condiciones para desarrollarse y alcanzar su máximo potencial, pero esto requiere la participación de los grupos sociales —desde la iniciativa privada hasta las organizaciones civiles— con una permanente visión crítica, pero también con un apoyo consistente a las acciones del gobierno que tengan como fin único el bien de Yucatán.

En esta idea hay unanimidad. “Los empresarios y la sociedad civil deben coordinarse con las autoridades para que los planes de trabajo y los programas de gobierno puedan llevarse al cabo de una manera adecuada, para que exista armonía entre los diferentes sectores y se trabaje para que los yucatecos puedan tener un mejor nivel de vida”, sentencia el presidente de Morena.

Concuerda Sobrino Argáez, quien señala que, “sin duda”, a la sociedad en su conjunto le toca desempeñar el papel de acompañante cuando las decisiones busquen lo mejor para Yucatán, pero también de participación cotidiana, porque lo que está en juego no sólo son seis años en un puesto político, sino un mejor futuro para el Estado.

“El gobierno encabezado por Rolando Zapata Bello ha desplegado acciones y programas que han beneficiado a miles de yucatecos, mejorando su calidad de vida. Estas acciones y programas la nueva administración no sólo deberá continuarlas, sino también mejorarlas. Seguramente el sector privado y la sociedad civil serán vigilantes de que las cosas que se han hecho bien sigan y no se tomen decisiones basadas solamente en partidismos”, advierte.

Para el líder estatal del Revolucionario Institucional, en esta nueva era conformada en las urnas y que empezarán a vivir el país y el Estado la vigilancia ciudadana debe tener una importante presencia para contribuir a la consolidación de la democracia. Los partidos políticos, el sector privado y la sociedad civil, dice, deben estar listos para exigirles a los nuevos gobernantes tanto transparencia en el uso de los recursos públicos como un combate decidido a la corrupción y una buena rendición de cuentas en cuanto a los resultados.

Los representantes de PAN, PRI y Morena también hablan de la importancia de los contrapesos y dicen quiénes deben ser los encargados de representar este papel en los días que están por llegar.

Equilibrios institucionales

El líder panista afirma que la llamada a cumplir ese cometido es la sociedad. “Para mí lo más importante es la sociedad”, apunta.

En realidad, la nueva configuración del sistema político yucateco contiene contrapesos institucionales, hace notar Ramírez Pech: habrá un gobierno federal de partido diferente al estatal, un poder legislativo con mayoría de oposición y un poder judicial que tampoco será afín al nuevo Ejecutivo yucateco… Habrá esos contrapesos.

“Pero más allá de esa situación, el verdadero contrapeso tiene que ser la sociedad”, reitera.

“Una sociedad vigilante, participativa, una sociedad actuante es el mejor factor de equilibrio que puede haber para asegurarse buenos gobiernos, independientemente del partido que esté en el poder o en cada uno de los poderes”.

Eso es lo verdaderamente importante, insiste, debemos aprenderlo de la historia de México y de Yucatán: “Sólo el pueblo salva al pueblo. Cuando el ciudadano participa, es actuante, es solidario y crítico a la vez, es cuando tenemos los mejores gobiernos. Si no, esto no funciona”.

Desde la autocrítica, Ramírez Pech subraya que es muy importante para el PAN que entienda el nuevo rol que le toca jugar, que es el de un partido obligado a abanderar las causas sociales. Un partido, insiste, que apoye a sus gobiernos, pero que también defienda a capa y espada las causas sociales.

“El PAN tiene que relanzarse, renovarse, recuperar y ayudar a recuperar la credibilidad en la política. Además del contrapeso que signifique la sociedad, será también una responsabilidad de Acción Nacional”.

Mex Albornoz recuerda que los contrapesos son importantes en toda sociedad democrática para evitar que se cometan excesos por el autoritarismo.

Sana oposición

Será muy positivo para Yucatán, dice, que en el Congreso local habrá una bancada de cuatro diputados de Morena —dos hombres y dos mujeres—, “porque ejercerán una sana oposición a los intentos de madruguete o de cooptar a todas las fuerzas políticas en beneficio de una sola voz”.

“Y las organizaciones de la sociedad civil, los empresarios, los académicos seguramente alzarán la voz y ejercerán la libertad democrática de presentar propuestas, con lo que también pueden ser un significativo contrapeso para que el gobierno escuche otras voces y otras opiniones para hacer progresar al Estado y sus habitantes”.

Mex Albornoz insiste en la necesidad de oponer contrapesos al gobierno para evitar los excesos, pero subraya también la necesidad de que gobierno y sociedad yucateca caminen juntos para concretar programas que beneficien a todos por igual.

“La gente está ansiosa por mejorar sus condiciones de vida, eso, consideramos, es también una de las razones por las que el 1 de julio la votación fue tan decisivamente diferenciada, porque la gente está buscando nuevas opciones ante el desencanto y la desconfianza por las ya conocidas”.

En opinión del líder del PRI, corresponde a todos ser contraloría de los gobiernos. “Los contrapesos son determinantes para el éxito de una democracia, para generar equilibrio. Y no sólo los contrapesos políticos, también los ciudadanos, o sea, la ciudadanía tiene que participar más allá de las elecciones”.

En lo que respecta al PRI, dice que trabajarán para asegurar un ejercicio del poder equilibrado, que esté contenido y que no permita la corrupción. Ofrece que no serán una oposición ni sumisa ni intransigente. “Seremos constructivos, institucionales y contundentes”.

“Estaremos atentos a que no sólo se mejore la calidad de vida de unos cuantos, que los esquemas de manejo de recursos públicos no sean opacos, que se mantenga la seguridad que gozamos los que aquí vivimos, que el Ejecutivo ponga los pies en la tierra, en otras palabras, trabajaremos para que a Yucatán le vaya bien”, concluye su reflexión Sobrino Argáez.5

Comments are closed.