viernes, septiembre 25

Dos días para tirar una obra

0
257

Pagarán $10,000 por maquinaria en Kimbilá, Izamal

KIMBILÁ, Izamal.— A cuatro años y medio que el 14 de noviembre de 2013 la Comuna 2012-2015 puso la primera piedra del mercado municipal en esta comisaría, ayer jueves se comenzó a derribar la obra inconclusa.

La demolición se realiza con maquinaria cuya renta pagarán benefactores de la iglesia de Santa Clara de Asís, a la cual pertenece el terreno donde se pretendió construir el mercado, según dictaminaron la Secretaría de Cultura de la Federación y el Instituto Nacional de Antropología (INAH), que el 23 de enero de 2017, hace un año y cuatro meses, ordenaron al entonces alcalde, el priista Warnel May Escobar (hoy candidato del PRI a diputado estatal por el Distrito 15), tirar la obra en un plazo no mayor de 60 días.

Anteayer vecinos informaron que se organizaban para derribar la obra antes del viernes 22 próximo, porque quieren que el terreno esté limpio ese día para que el arzobispo Gustavo Rodríguez Vega lo bendiga antes de la misa de Confirmación que oficiará en la iglesia.

Ayer a las 8:35 de la mañana llegó la maquinaria y a las 8:50 a.m. dio el primer golpe para romper los cimientos, columnas y paredes.

Los integrantes del comité de la iglesia de Santa Clara de Asís estuvieron pendientes de la demolición.

Algunos vecinos se dijeron sorprendidos al enterarse de la demolición de la obra negra.

Se averiguó que la maquinaria estará dos días para la demolición. La renta es de $13,000, de los cuales la empresa dueña de la excavadora donará $3,000 y benefactores de la iglesia que no quieren ser identificados, el resto.

Al lugar llegó la patrulla con número económico 1539 con cinco elementos, quienes no pudieron detener los trabajos, pues se les informó que se cuenta con un oficio dirigido a la Comuna y al comisario municipal sobre la demolición del mercado.

Algunos simpatizantes priistas que en 2013 apoyaron la construcción del mercado comentaron que “esto es un fracaso político para Fermín Sosa” Lugo, quien fue el alcalde que puso la primera piedra de la obra y hoy es candidato del PRI para ocupar de nuevo ese cargo.

Carniceros y vendedores que suelen apostarse en el centro de la población, quienes iban ser los beneficiados directos con el mercado, indicaron que ellos no se meten en problemas.

Tras la demolición se tendrá que rentar otra maquinaria para aplanar el lote.

En el terreno hay dos excavaciones que iban a servir de sumideros y ahora se rellenarán; igual se nivelará con el escombro una ligera hondonada en el lote.

Aunque cuando se inició el mercado el terreno era el campo de fútbol de la comisaría, el INAH dictaminó que el predio fue la huerta de la iglesia. Ahora, el terreno ya está en manos de la Arquidiócesis de Yucatán.—

Fuente: Diario de Yucatán

Comments are closed.