domingo, septiembre 22

Economía, principal factor de deserción en universidades privadas

0
86

La situación económica es el principal motivo por el que los universitarios abandonan las aulas, factor que se ve acrecentado en Yucatán cuando se estudia en instituciones particulares en las que se tienen que pagar, además de la inscripción, otras cuotas, como colegiaturas, material didáctico y exámenes, consideró Eduardo Lizárraga Peniche, presidente del Consejo Directivo de Impulso Universitario.

Explicó que si bien el factor económico es motivo de alta deserción, existe otro problema de “adaptación” al que se enfrentan los jóvenes que vienen del interior del Estado, pues del total de becados que apoya esta organización civil, alrededor del 68 por ciento provienen de diferentes municipios.

Lizárraga Peniche aclaró que estos jóvenes buscan quedarse en Instituciones de Educación Superior (IES) públicas, pero al ver que no son “aceptados” por la alta demanda de aspirantes, optan por elegir una escuela privada, asumiendo una gran responsabilidad económica.

“Para los que vienen del interior del Estado el adaptarse a la ciudad representa un problema y ante eso hacemos un servicio de tutorías, para darles seguimiento y que puedan continuar la universidad”, explicó.

Resaltó que la adaptación hacia colegios les cuesta más a los jóvenes de municipios, pues a veces provienen de escuelas con bajo nivel académico y se les dificulta obtener calificaciones altas.

Indicó que del total de becados que apoya esta organización civil, alrededor del 35 por ciento estudia una carrera en escuelas privadas y el 65 por ciento en IES públicas.

Por ello, recordó que Impulso Universitario tiene convenio con 15 universidades particulares, las cuales están distribuidas en las cuatro sedes de esta organización: Mérida, Valladolid, Oxkutzcab y Tizimín, con diferentes porcentajes de descuento.

“Los descuentos varían dependiendo de las universidades y las carreras, hay unas que nos otorgan el 30 y otras hasta 70 por ciento de descuento”, detalló.

Explicó que ante la escasez económica familiar, la única opción de un estudiante es la escuela pública, pero en el momento en el que se les abren ciertas posibilidades y ven que hay apoyos de otras instituciones, la universidad privada empieza a ser una alternativa.

Eduardo Lizárraga comentó que vigilan de manera constante a los jóvenes que cursan en las IES privadas, pues además de los problemas de adaptación, se enfrentan a otros conflictos, como el transporte y las inscripciones, por lo que tienen que hacer actividades extra para pagar la diferencia.

Fuente: Novedades de Yucatán

Comments are closed.