lunes, febrero 24

Ejecutados en Quintana Roo, vecinos de Zací

0
422

Valladolid, Yuc.- Ante los hechos ocurridos en el vecino estado de Quintana Roo, específicamente en el municipio de Puerto Morelos, donde ejecutaron a dos vallisoletanos, personal de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) redobló la vigilancia en las fronteras con Quintana Roo.
Esto es revisan de manera minuciosa y cuidadosa cada uno de los vehículos y conductores que cruzan en los retenes de seguridad instalados por la Policía Estatal para evitar el ingreso de personas con intensiones malsanas a nuestra Entidad.
Como se recordará, hoy viernes en la sección de Quintana Roo del Diario de la Dignidad, Identidad y Soberanía, se dio a conocer la noticia de dos hermanos de origen vallisoletano que fueron ejecutados presuntamente por el Crimen Organizado.
Así es como la Policía Estatal del Gobierno del Estado ha redoblado esfuerzos en cada una de sus acciones para evitar en lo máximo el ingreso de personas con intensiones aviesas en esta región.
Hay que recordar que Yucatán es un Estado donde prevalecen el derecho, la seguridad y la tranquilidad, por lo que las diferentes autoridades han tomado cartas en el asunto para reforzar las medidas de seguridad.
En las gráficas captadas por el corresponsal, se puede apreciar al personal de Secretaría de Seguridad Pública en su puesto de vigilancia y control de seguridad instalada en los límites del Estado revisando cada uno de los vehículos que entran a esta ciudad.
Pablo Enrique y Rafael Chimal Loeza, ambos hermanos de sangre, fueron ejecutados anteanoche en Puerto Morelos, Quintana Roo, afuera de su taller mecánico y de herrería. Los dos son de origen vallisoletano.
Esta noticia cimbró a la comunidad vallisoletana, ya que nacieron y crecieron en esta ciudad, en el seno de una familia humilde, seria y trabajadora, y dejaron esta urbe ya grandes para trasladarse al vecino Estado a trabajar.
Vivieron su niñez y crecieron su juventud en el barrio de Santa Lucía, ya grandes, Pablo Enrique Chimal Loza se enamoró y se casó con una de sus vecinas.
Más tarde fueron a vivir al Estado de Quintana Roo, en el municipio de Puerto Morelos, donde instalaron un taller mecánico y de herrería para trabajar con su hermano menor y donde anteanoche fueron ejecutados.
Pablo Enrique y Rafael, de 45 años de edad, y el otro de 25, respectivamente, llevaban buen tiempo radicando en Quintana Roo, de donde sólo regresaban de vez en cuando hasta que fueron segados la vida.
La noticia de la doble ejecución de los hermanos de origen vallisoletano corrió como reguero de pólvora entre los distintos niveles de la sociedad vallisoletana, quienes no daban crédito a estos hechos delictivos.

Fuente: Por Esto!

Comments are closed.