sábado, abril 4

El golazo de Herrera a la irresponsabilidad

0
1393

El golazo de Herrera a la irresponsabilidad

Por Pascal Beltrán del Río

El mexicano del Atlético de Madrid, en un video subido a redes sociales, instó a los paisanos a dejar su actitud indolente ante el COVID-19

19 de Marzo de 2020

Hay un meme que circula en estos días en redes sociales. Dice que si hemos aceptado que un infectólogo gane mil 800 euros mensuales y un futbolista millones, que entonces preguntemos a Cristiano Ronaldo cómo vencer al coronavirus.

Puede ser que el astro de la Juventus se haya ganado la animadversión al saludar burlonamente a las gradas vacías en un partido a puerta cerrada, pero eso no quita que los futbolistas tengan una capacidad como pocos para conectarse con la gente.

Bien usado, ese reconocimiento social trae grandes beneficios. El mexicano Héctor Herrera, del Atlético de Madrid, lo probó al colgar un video en sus redes sociales, en el que instó a los paisanos a dejar su actitud indolente ante el COVID-19.

En el video, que se volvió tendencia, dice lo siguiente: “Quiero invitar a toda la gente de México a que sean más responsables y, sobre todo, agradecidos de que la naturaleza les ha dado una gran oportunidad de tiempo. Si nosotros en España pudiéramos regresar el tiempo unas semanas a la fase uno, en la que están ustedes, sin pensarlo tomaríamos las debidas precauciones y no saldríamos de casa. Entiendo y admiro que los mexicanos a veces nos sintamos invencibles y que muchas personas piensen que no les va a pasar nada con el coronavirus. Quizá no, ojalá no. Pero pensemos en nuestros papás, nuestros abuelos, la gente que es más vulnerable. Seamos responsables, evitemos el contacto físico, seamos solidarios, pero, sobre todo, quédense en casa”.

El mensaje del mediocampista bajacaliforniano llega en momentos en que los políticos del campo oficialista hacen como que no pasa nada.

El presidente Andrés Manuel López Obrador usó su conferencia mañanera de ayer para hablar del aeropuerto de Santa Lucía.

El vocero de facto del gobierno federal para el tema del coronavirus, el subsecretario Hugo López-Gatell, dijo a senadores que no es necesario suspender sus sesiones, pues “no se ganaría nada”.

Y la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, dice que como sólo hay 21 casos de COVID-19 en una urbe de nueve millones de habitantes no es necesario “anticiparnos con medidas drásticas”.

Parecería que ellos están viendo algo que los gobernantes de otras naciones del G-20 de plano no perciben. En Alemania, Arabia Saudita, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Turquía y otros países ya se han puesto en marcha políticas severas para hacer frente a la propagación del coronavirus, como el cierre de fronteras y limitaciones a la movilidad.

Incluso en Laredo, Texas, ciudad fronteriza con México, se declaró estado de emergencia y se restringió la circulación de las personas luego de detectarse un solo contagio.

Francamente, no entiendo la postura de funcionarios que dicen que como apenas estamos en la “fase uno” de la propagación del coronavirus, no tenemos que tomar medidas especiales. En otros países, como dice Héctor Herrera, quisieran estar en nuestro lugar. ¿Para qué esperar a tener centenares de casos para decretar medidas que pueden evitar los contagios y salvar vidas?

Como he apuntado en anteriores entregas, se trata de medidas en las que ha insistido la Organización Mundial de la Salud: el distanciamiento social y la aplicación masiva de pruebas.

El martes me preguntaba aquí si detrás de la obstinación de no seguir esas recomendaciones –y ni siquiera instalar el Consejo de Salubridad General– había una arrogancia nacionalista (que no nos vengan a decir cómo hacer las cosas) o un valemadrismo (simple indolencia o desparpajo). Al margen de cuál sea la motivación, hay una clara irresponsabilidad.

Por lo pronto, ya nos dijeron, el plan gubernamental para enfrentar al coronavirus puede esperar hasta el martes. Por eso, muchos mexicanos ya están rebasando al gobierno y tomando sus propias decisiones.

Fuente: Excelsior

Leave a reply