martes, octubre 15

El Gran Museo del Mundo Maya, caro y poco usado

0
160

“No hubo un análisis”

El Gran Museo del Mundo Maya es un “elefante blanco”, aseveró Zareth Reyes Alanis, funcionaria de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, durante la conferencia que impartió ayer a alumnos de la Facultad de Economía de la Uady.

En su charla, que se llevó al cabo en el marco del 41 aniversario de la facultad, Zareth Reyes explicó que el museo se considera un “elefante blanco” porque no cumple para lo que se construyó y su costo de mantenimiento es alto.

“Es evidente que no hubo un análisis ni de la oferta ni de la demanda. Nada más dijeron ‘nosotros aquí tenemos cultura maya y vamos a hacer un árbol, y va a haber gran demanda’, pero la realidad es otra”, indicó tras mostrarse sorprendida de que el recinto se use para eventos del gobierno.

Los “elefantes blancos” fueron parte fundamental de su conferencia “Evaluación socioeconómica de proyectos y su importancia”, en la que dejó claro que se deben evitar este tipo de obras.

Los “elefantes blancos” nacen por diferentes razones: no hubo recursos suficientes para terminar las obras, no se previeron los costos de operación y mantenimiento, y no se comprobó la factibilidad del proyecto.— IVÁN CANUL EK

Egresada de la licenciatura en Economía por el Itesm, Zareth Reyes compartió que el término surgió en Tailandia, donde los reyes del antiguo Siam regalaban elefantes albinos a los integrantes de su corte que querían ver en desgracia.

Dijo que el costo de tener un elefante blanco era tan elevado que los propietarios acababan en la ruina.

El término se adoptó para definir a los proyectos de infraestructura pública de los que uno no se puede deshacer, pero mantenerlos u operarlos sale muy caro. Un ejemplo es la Estela de Luz, en Ciudad de México.

La ponente indicó que el problema de los “elefantes blancos” no es exclusivo de México: también se da en países desarrollados como España, donde se construyó un aeropuerto en una zona rural cercana a Barcelona y hasta hoy solo ha movido a 300 personas.

Igual compartió el caso de un estadio de fútbol en Brasil que hoy día es una central de autobuses.

La funcionaria señaló que todo proyecto debe cumplir tres objetivos principales: satisfacer una necesidad, resolver un problema y aprovechar una oportunidad.

Por ello, dijo, es importante hacer una evaluación socioeconómica a los proyectos sobre todo de inversión pública. “Hay tantas personas con carencias sociales y todas estas carencias son de interés público; es decir, que son un problema para el país”.

La conferenciante indicó que una forma de salir de las brechas de pobreza es con educación, trabajo, productividad…

“Todo esto nos lleva a la teoría del bienestar, que va ligada con la evaluación socioeconómica de proyectos que sirve para hacer más rico al país, a las personas, para que no perdamos, para que no tengamos tantos Duartes en el país o tantos gobernadores que solamente prometen sin hacer una evaluación, sin saber si el país va a perder o ganar con ese proyecto”.

Fuente: Diario de Yucatán

Comments are closed.