viernes, junio 5

El lado positivo; postergación ayudó a Germán Sánchez

0
910

El clavadista Germán Sánchez, doble medallista olímpico, es uno de los atletas que tomó un respiro en cuanto supo que los Juegos de Tokio se postergaban un año para iniciar el 23 de julio de 2021. Durante el actual ciclo de preparación sufrió dos fuertes lesiones, que retrasaron su preparación e incluso pusieron en duda su participación, pero ahora expresó que tendrá el tiempo suficiente para llegar más fortalecido.

Cada atleta es muy diferente pero en mi caso creo que me beneficia mucho este aplazamiento”, explicó Sánchez en entrevista.

El clavadista, de 27 años, se golpeó el rostro con la plataforma en abril de 2018 y un año después sufrió una ruptura del tendón de aquiles que implicó un viaje al quirófano. En noviembre de 2019 regresó a la fosa y ocho meses después de la cirugía (diciembre), volvió a realizar clavados desde la plataforma de los 10 metros.

El pasado mes de marzo, en el control interno de la Federación Mexicana de Natación, Duva, como es conocido, volvió a realizar los clavados de mayor grado de dificultad y salió de la fosa satisfecho, a pesar de quedar en último lugar en la final.

“Presenté mis clavados más difíciles, como el de cuatro y media vueltas adentro que no lo tiraba desde antes de Río 2016. Después, cuando lo volví a hacer fue cuando tuve un accidente. Yo quería y sabía que tenía que ir por pasos. Para mí el control técnico fue un gran resultado en lo personal porque tuve mis propias batallas durante las semanas previas y para mi salí ganando”.

Una vez concluido aquel selectivo, Sánchez sabía que tenía poco tiempo antes del control técnico definitivo, originalmente programado en mayo, en donde se determinaría a los clavadistas que viajarían a Tokio. Pero para fortuna de Sánchez, el coronavirus cambió los planes de miles de atletas y ahora tendrá más de un año para recuperar el tiempo perdido y completar una mejor preparación.

“Ahorita es lógico que mis compañeros me llevaban ventaja y constancia, pero este tiempo adicional seguramente me lo irá recompensando. El clavado de mayor grado de dificultad en el mundo, que en México solo lo hacemos Iván (García) y yo, lo presenté en el Control sin ningún percance. Eso me motivó y estoy tratando de que en cuanto pueda regresar a entrenar, ganarle al tiempo. Este aplazamiento no es para descansar sino para llegar más fuerte”.

Fuente: Excelsior

Leave a reply