martes, septiembre 17

El mar y la erosión están acabando con las casas de playa en Progreso

0
190

Las casas de playa en Progreso y en sus comisarías costeras ya resienten en sus cimientos los embates del mar y el clima, ante la falta de vegetación y la mala ubicación de los predios, que compromete su estructura debido a la erosión.

Los daños causados por el oleaje y los fuertes vientos han provocado la caída de bardas, escaleras y otras partes de las estructuras de las casas veraniegas.

De acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma), el problema de la erosión en viviendas radica en su mala ubicación, pues están asentadas sobre la primera duna costera, la cual debe mantenerse sin construcciones, debido a que funciona como una línea de defensa natural para el rompimiento del oleaje, de tal manera que el agua se quede en la arena.

Sin embargo, en la zona oriente de Progreso y en las áreas de Chuburná, Chelem y Chicxulub Puerto, las casas asentadas a menos de diez metros de la playa, resienten directamente los efectos de las marejadas, vientos del norte y otros fenómenos meteorológicos.

Aunado a esta situación, la tala y eliminación de vegetación en las playas que se ha dado recientemente, han recrudecido el impacto ambiental a las zonas costeras, ya que no existen sistemas naturales de acumulación de arenales, función que debería cumplir la flora de lugar, que además en tiempos de fenómenos meteorológicos se convierte en barrera para el oleaje de tormenta impidiendo que impacte con mayor fuerza la duna costera.

Debido a esta situación, las autoridades han tomado acciones como la colocación de espolones y la instalación de tubos en el mar para que sirvan como rompeolas, y trabajos de relleno en diversas áreas de playa.

Para la Seduma, esta lucha contra la naturaleza solo mitiga el impacto de la erosión, por lo que se estima que para el 2050 será necesario demoler las casas ubicadas en la duna costera, a fin de proteger el equilibrio natural y salvaguardar la integridad de sus ocupantes.

Fuente: Novedades Yucatán

Leave a reply