domingo, enero 23

“El Mata Amigos”: las violentas razones que le dieron su apodo al temido narco Osiel Cárdenas Guillén

0
267

El heredero de Juan García Ábrego al frente del Cártel del Golfo ha sido uno de los capos más sanguinarios e impulsivos

En la década de los 90, el Cártel del Golfo cobró relevancia en la historia del narcotráfico en México, pasando por encima del Cártel de Guadalajara, que en su momento fue el más poderoso y que ya estaba en declive tras la pelea entre sus fundadores, quienes para entonces ya estaban en prisión.

Fundado por Juan Nepomuceno Guerra, conocido como “Nepo”, y después comandado por su sobrino Juan García Ábrego en los 80, este grupo que vio sus orígenes en el contrabando de licor allá por los años 20, pronto se asoció con la mafia italiana y los capos colombianos para dominar el trasiego de cocaína a Estados Unidos.

Luego de que “Nepo” dejara su organización en manos de su sobrino Juan y éste fuera detenido en 1996, el Cártel del Golfo quedó en manos de Osiel Cárdenas Guillén, un ex aprendiz de mecánico que al no generar suficientes ingresos para mantener a su familia, comenzó a traficar cocaína y mariguana en Tamaulipas.

Cárdenas Guillén logró hacerse del mando de grupo organizado gracias a su alianza con otro conocido capo de la región, Salvador “Chava” Gómez Herrera, y pronto tomaron las riendas del cártel, entre los dos controlaban a los policías para que los dejaran traficar en paz, además de que cercaron la plaza para que nadie irrumpiera en ella.

En su momento, el líder del Cártel del Golfo fue considerado uno de los más buscados por el gobierno de Estados Unidos, país en el que está preso desde 2007, cuando fue extraditado desde México tras haber sido detenido tres años antes. El capo purga una sentencia de 25 años que podría terminar antes, en 2024, según expertos.

¿Cómo fue que lo llamaron “El Mata Amigos”?
Justo en el apogeo de su dominio en el Golfo, Osiel Cárdenas Guillén creó un grupo de seguridad integrado por decenas de ex militares entrenados como francotiradores que tenían una capacidad de respuesta casi inmediata y que encajaba perfecto con la forma de operar del líder criminal, relata InSight Crime.

Estos guardias personales se convertirían en lo que ahora conocemos como Los Zetas, uno de los grupos delictivos más sanguinarios de nuestro país. Sus cuidadores eran igual de violentos que él, pero también se le recuerda porque era impulsivo, paranoico y ansioso.

A Osiel Cárdenas Guillén se le conocía de muchas formas, “El Loco”, “El Patrón”, “Padrino”, “Memo” o “El Viejón”, pero ningún apodo como “El Mata Amigos” le hizo justicia a su personalidad y a continuación explicamos por qué comenzaron a llamarlo así.

Fueron dos episodios violentos los que le hicieron ganarse ese mote: el primero fue que se relacionó sentimentalmente con Hilda Flores “La Güera”, quien era esposa de Rolando Gómez “El Rolys”, uno de sus socios y amigos más cercanos. Sin embargo, cuando éste supo que su mujer era amante del hombre en quien confió desde que se conocieron en la cárcel allá por 1984, la golpeó por coraje; fue entonces que el líder del Cártel del Golfo mandó a Arturo Guzmán Decena “El Z-1” a matarlo.

El segundo fue cuando “Chava” Gómez, su aliado cuando tomaron las riendas del cártel, colmó la paciencia de Cárdenas Guillén debido a que constantemente le pedía dinero, así que decidió matarlo para quedarse al frente de la organización. El medio Cáñamo relata que un testigo protegido contó que en 1999, luego de que Osiel matara a su amigo, éste expresó “¡Ay comparto, ahora sí ya te llevó tu chin… madre!”.

Fuente: El Heraldo

Leave a reply