lunes, junio 17

El soldado número 43

0
3632

Alto mando
MIGUEL ÁNGEL GODÍNEZ GARCÍA

El agente encubierto, secreto, infiltrado, investiga organizaciones políticas, sindicales, sociales, ilegales o criminales. La regla es el estricto secreto de su actuación y, en caso de revelación de identidad, peligro personal o de su familia, la ley obliga a su protección.

Estas prácticas han arrojado excelentes resultados para la protección de países y sus ciudadanos. En el caso de México y, para ser exactos, en Guerrero, desde hace varias décadas se han efectuado trabajos de inteligencia por presentar problemas que afectan la seguridad nacional, entre ellos el narcotráfico y la guerrilla. Por eso no debe sorprender que las fuerzas federales hayan investigado a la normal de Ayotzinapa.

Los guerrilleros Genaro Vázquez y Lucio Cabañas egresaron de ella en los 70 y 80, y sus alumnos han estado involucrados en narcotráfico, guerrilla, toma de casetas y secuestro de autobuses.

Debió ser muy difícil para los padres de los 43 enterarse de que uno de esos estudiantes desaparecidos era miembro activo del Ejército, el soldado Julio César López Patolzin, quien antes de ingresar a las FA intentó hacerlo a la normal, sin éxito.

En 2013, durante la aplicación del Plan DN-III, resultó lesionado, por lo que solicitó licencia para inscribirse en la normal. A un mes de inscribirse ocurrieron los lamentables hechos en los que los 43 perdieron la vida a manos de los cárteles Guerreros Unidos y Los Rojos.

En una declaración del abogado de los padres de los estudiantes, Vidulfo Rosales, revela que los 43 aún no eran alumnos, ya que les faltaba inscribirse.

En 2015, la SDN confirmó, a petición de la Fiscalía Especial para el caso Ayotzinapa, que Julio César López sí era soldado y que estaba en el activo, pertenecía al 50 Btn. de Chilpancingo.

Es de entenderse que la SDN no pueda decir que el soldado hacía trabajos de inteligencia; actuó de forma correcta porque está en su derecho de clasificar las actividades de López como confidencial, también tiene el deber de proteger la seguridad e integridad de su familia. Lo que nunca negó es que fuera integrante del Ejército.

La CNDH y el abogado de los padres acusan obstáculos y negativas, pero la SDN siempre ha cooperado en la investigación. Más de 46 militares han declarado ante la Fiscalía, incluso, las únicas fotografías con que cuenta, antes de la ejecución de los 43, fueron proporcionadas por la propia SDN.

En un trabajo de investigación del periodista H. Padgett, presentado por Ciro Gómez, se aprecia en un video a doña Joaquina, madre de López Patolzin, recibiendo dinero de militares, por parte del ISSFAM, aclarando que es su quincena, misma que está bajo el concepto de tratamiento de ausentes y le dicen que se hace lo posible para encontrar a su hijo. Otro video muestra a la madre del soldado en instalaciones militares, en un laboratorio para las pruebas de ADN.

En septiembre de 2018, López causó baja oficialmente, porque lo declararon muerto. Sus padres recibieron una casa en Chilpancingo, con valor de 500 mil pesos, y cobraron cuatro prestaciones distintas: fondo de vivienda, de ahorro, seguro de vida y de retiro, por más de 600 mil pesos. No se entiende por qué se prestan a un doble papel y a los intereses de la CNDH y ONG.

Los trabajos de inteligencia han sido, son y serán necesarios para la seguridad nacional.

DE IMAGINARIA. En este espacio he descrito cómo hace tiempo huachicoleros secuestraron, apedrearon y humillaron a soldados; planteo que un evento como éste no debe repetirse, lamentablemente sigue ocurriendo. El pasado miércoles, en Ulapa, Hidalgo, ocho soldados fueron retenidos, despojados de sus armas y amenazados con ser linchados, también vandalizaron las patrullas del Ejército. Finalmente se negoció y fueron liberados.

Mientras no se les autorice a actuar a los soldados, aun con la GN, como la quería el Presidente y que fue aprobada por los 32 estados, no se logrará abatir la inseguridad. Falta nombrar al comandante de la GN; debe ser un militar en retiro o activo con licencia.

Fuente: Excelsior

Comments are closed.