miércoles, junio 26

El Tae kwon do le cambió la vida para siempre

0
131

Para Jesús Alejandro Rodríguez Vera, practicar TKD ha influido mucho en su vida diaria ya que le ha ayudado a ser otra persona, más responsable, más ordenado y le ha enseñado que las cosas en la vida hay que ganárselas a pulso.

Alex como le llaman en la escuela de TKD practica este deporte desde hace cuatro años, gracias a que su hermanito, —José Emilio— quien fue el primero en llegar, ya que antes de conocer el tae kwon do, jugaba fútbol y no le gustó ya que él quería un deporte donde los resultados sean de uno mismo.

Jesús Alejandro será uno de los 18 alumnos de Escuelas Lara, que sustentará, el próximo fin de semana su examen de cinta negra, donde además de presentar un examen físico, que se realizó el domingo pasado, también tiene que enseñar sus buenas calificaciones escolares y presentar una tesis de que sea de interés al TKD.

La de él, según dijo consistirá en el poomsae o formas, un trabajo que entregará por escrito como si fuera a sustentar por un título universitario.

Pese a su edad, 11-12 años, el chico ha asistido a tres eventos nacionales en Chiapas 2015 ganó la medalla de oro, al año siguiente en la Ciudad de México repitió con el color de la presea y en 2017 se quedó con la presea argenta.

“Fue una buena decisión quedarme en el TKD, ya que todos los logros alcanzados son míos”, detalló el entrevistado.

De acuerdo con el entrevistado, después de alcanzar la cinta negra, sólo resta continuar trabajando y aprendiendo para comenzar a escalar hasta alcanzar los nueve danes, ya que uno de sus objetivos consiste en ser árbitro internacional de TKD.

José Rodríguez Coronado, padre del pequeño Alex señaló que en esta academia a los niños se les enseña a ganarse las cosas, no por ser alumno ya tienes derecho al uniforme de TKD, hay que ganárselo con disciplina estudio y mejores calificaciones.

“Es lo que a mí y su mamá, Anayil Vera Ayala, nos gustó de esta academia”, subrayó.

Según manifestó aprender el TKD, es un valor agregado a la vida ya que te marca el rumbo a tomar y en futuro podría ayudarlo a ser un buen estudiante y ganarse una beca en cualquier Universidad del estado.

Además, los enseña a no amedrentarse, a tener mentalidad ganadora, y ser buenos ciudadanos que contribuyan a la sociedad yucateca.

PRUEBAS FÍSICAS

Luego de las pruebas físicas, 18 alumnos de Escuelas Lara de taekwondo aprobaron con éxito su examen físico en las instalaciones de la Unidad Deportiva Bepensa, previo a su evaluación final para lograr el grado de cinta negra.

El domingo los aspirantes a cinturón negro demostraron el proceso de formación y entrenamiento que han tenido en los últimos años y en fechas recientes, en donde la capacitación aumenta en el cumplimiento de los lineamientos del grado.

Los profesores de las diversas escuelas que conforman el Corporativo de Escuelas del Sureste de Taekwondo, fueron los evaluadores en la examinación de agilidad, flexibilidad, coordinación motriz, fuerza y resistencia.

El grupo de aspirantes lo conforman: María José Vargas Chávez, Stephany Sosa Sosa, Katherine Raigosa Celis, Bárbara Pérez Abán y Elvira Arano Canto, en el lado femenil.

Por los varones Valentino Saldívar Akerblade, Leonardo Azcorra Morales, Jesús Rodríguez Vera, Edrick Cárdenas Sosa, Enrique Rérez Santoyo, Stefan Pech Hernández, Iván Chavarría Madariaga, Matías González Villafaña, Daniel Poot Canul, Jesús Canché Aké, Alexander Córdova Díaz, Jesús Canto Chalé y Jeffry Espinoza González.

“Ser cinta negra es reflejo del camino y preparación en lo deportivo y formativo, en la cual más que portar la cinta es el crecimiento personal, hablar de una cinta negra es hablar de alguien diferente, una persona valiosa”, señaló Manuel Lara Ordóñez, representante de la zona sureste de la Unión Nacional de Taekwondo Independiente (UNTI).

Fuente: Yucatán a la Mano

Comments are closed.