jueves, octubre 17

El teléfono móvil puede delatar tu ubicación, aunque le digas que no lo haga

0
108

A las autoridades militares estadounidenses les pilló recientemente por sorpresa la revelación de que los seguidores de actividad digitales de los soldados estaban almacenando la ubicación de sus sesiones de entrenamiento, incluso en los alrededores o dentro de bases militares y emplazamientos clandestinos de todo el mundo. Pero esta amenaza no se limita a Fitbit y otros dispositivos por el estilo. La investigación efectuada recientemente por mi grupo ha demostrado que los teléfonos móviles pueden también seguir el movimiento de sus dueños por tiendas y ciudades de todo el mundo, incluso cuando los usuarios desconectan los servicios de rastreo de ubicación de sus teléfonos.

La vulnerabilidad deriva de la amplia gama de sensores con las que están equipados los teléfonos, no solo GPS e interfaces de comunicaciones, sino también giroscopios y acelerómetros capaces de indicar si un teléfono se encuentra en posición vertical o de lado, y pueden medir también otros movimientos. Las apps del teléfono pueden utilizar esos sensores para efectuar tareas que los usuarios no esperan, como seguir los movimientos de un usuario giro a giro por las calles de una ciudad.

La mayoría piensa que apagar los servicios de geolocalización del teléfono inhabilita este tipo de vigilancia móvil. Pero la investigación que yo he realizado junto con mis compañeros Sashank Narain, Triet Vo-Huu, Ken Block y Amirali Sanatinia en la Universidad Northeastern, en un campo denominado “ataques de canal lateral,” revela de qué forma pueden las aplicaciones evitar o eludir esas restricciones. Hemos revelado cómo un teléfono puede escuchar la marcación digital de un usuario para descubrir una contraseña secreta, y que simplemente llevando un teléfono en el bolsillo podemos comunicar a las empresas datos sobre dónde estamos y hacia dónde vamos.

Comments are closed.