sábado, diciembre 4

El trauma de vivir violencia de género desde el noviazgo en Campeche

0
58

Una denuncia ante la FGE Campeche o el Instituto de la Mujer no es sinónimo de resultados, señalan

Minerva tiene apenas 23 años, es hija de un matrimonio trabajador dedicado a su negocio y por esa misma razón la descuidaron, hasta hace poco. Sus vecinos les hablaron que regresaran a su casa porque el novio la había golpeado tras discutir por no querer sexo, aprovechando que no estaban sus padres.

“Pensé que era la misma insinuación de siempre que quedaba en risas, pero ese día no tenía ganas, me sentía mal y estábamos en casa”, relató con lágrimas en los ojos mientras su voz se quebraba lentamente. Cuenta que le dio una cachetada, la tiró sobre un sofá de la sala, le levantó la falda del uniforme y cuándo estuvo a punto de violarla, éste paró y huyó, sin disculpas, sin más.

La Fiscalía General del Estado de Campeche (Fgecam), señala que de enero a octubre de este año, han iniciado con la elaboración de mil 602 carpetas de investigación por diversos delitos de violencia contra las mujeres. El año pasado alcanzaron en el mismo lapso de tiempo, mil 782.

Hoy Minerva vive afectada sicológicamente, si bien considera que no todos los hombres son iguales, sabe que para confiar o intentar empezar nuevamente no será fácil, pues cualquier intento de intimar e incluso alguna muestra de cariño, le recordará a ese momento del 2019 cuando sufrió violencia, intento de violación y no pudo denunciarlo por miedo a sus padres.

Y no sólo por los hechos, dijo que otras de sus amigas han sufrido algún tipo de violencia, ya sea de índole sicológico, físico o sexual, pero que en todos los casos “hoy son chicas que forman parte de esos colectivos feministas que comúnmente los hombres les dicen ‘viejas locas’”, y es que no es precisamente que tengan un problema mental, dice, sino que todas entienden a las chicas que no denunciaron por miedo y hoy tratan de levantar la voz.

Dijo que ella en lo personal hizo su denuncia a finales del 2020, pero hasta ahora no hay avance, aunque sí es aconsejada y apoyada por el grupo de mujeres que ha estado en manifestaciones y que ha exigido igualdad.

Minerva relató que lo común es pensar que son situaciones aisladas cuando un hombre, pareja o conocido, hace insinuaciones incómodas para intimar con alguna chica, y no debe ser así, pues piensa que “el simple hecho de entrar en un papel que no corresponde de pareja sexual o sentimental, es suficiente para que cualquier mujer ponga límites o en su caso, deje de frecuentar a esas personas, por seguridad”.

Retomó que aquel día, ella salió temprano de la escuela y como cada día, le escribió a su novio para que la acompañara a casa en lo que llegaban sus papás. No es que sus padres fueran libertinos, sino que sabían cómo era el proceso y la relación, así como ella entendía que había cosas que no podía hacer, como estar a solas con él en su recamara, por lo que generalmente estaban en la sala, cocina o cochera de la vivienda.

Un tanto ruborizada, admitió que ya había sostenido relaciones íntimas con él, pero no de manera frecuente, pero ese día cambió la percepción, pues el joven buscaba aprovechar nuevamente la ausencia de los padres de Minerva en la casa, algo que ella no quería y casi la obliga a hacer.

Luego de forcejear, de que ella con voz fuerte pero sin gritar le decía que parara para no llamar la atención de sus vecinos, que le imploró que no lo hiciera a la fuerza, tuvo que gritar para que entrara en razón su ahora ex novio. Cuando llegaron sus papás sólo les dijo que discutieron, pero no les platicó lo sucedido, “sabía que mi papá no reaccionaría muy bien y mi mamá pensaría lo peor, además que al no tener pruebas nadie lo iba a creer”, precisó.

Hoy Minerva también es de las mujeres que salen a marchar y manifestarse cuando tienen que defender a la distancia a alguna mujer violentada, también ha pintado algún monumento histórico en la ciudad, “y no es que esté orgullosa, pero cada que participa saca esa frustración de lo que he sufrido”.

Instituto de la Mujer de Campeche

En el tercer trimestre del 2021, el Instituto de la Mujer del Estado de Campeche (IMEC) ha brindado 2 mil 831 servicios diversos por violencia a mujeres y hombres campechanos; el tipo de violencia que más han denunciado en esos meses es el sicológico con mil 787 servicios, seguido del físico con 774 y finalmente el patrimonial con 270. En estos meses no han dado asesorías de violencia económica y sexual.

Destaca que con esos mismos datos, son mil 820 mujeres las que han denunciado algún tipo de violencia, el resto, 508, fueron hombres. Y de estas denuncias, 35 personas acusan violencia bajo los influjos de alguna droga y 595 estaban alcoholizados.

Fuente: La Jornada Maya

Leave a reply