En alerta, Fuerzas Armadas

0
25

Tras el aseguramiento de una presunta narcoavioneta Cessna que aterrizó y fue quemada cerca del poblado Payo Obispo, de la que se presume pudo haber transportado entre 500 y 700 kilos de estupefacientes, la Secretaría Marina-Armada de México (Semar) y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) mantienen una alerta preventiva permanente en las comunidades ribereñas de la frontera con Belice, así como en la zona rural que es colindante con el municipio de Bacalar.
Además, las autoridades mexicanas se encuentran coordinadas en los operativos antidrogas e intercambio de información con sus homólogos de Belice, ya que en dicho país se mantienen muy activos los avistamientos y aterrizajes de narcoavionetas que transportan droga en la frontera con México, la cual tiene como destino final los Estados Unidos.
En ese sentido, el General de Brigada DEM Mayor Miguel Ángel Huerta Ceballos, comandante de la XXXIV Zona Militar, dijo que se han alertado todas las comunidades ribereñas que colindan con la frontera beliceña y también las de la zona rural de Bacalar, abarcando principalmente desde Reforma hasta Payo Obispo.
Cabe mencionar que esta última comunidad fue donde en sus cercanías aterrizó, y posteriormente se aseguró una presunta narcoavioneta, el pasado 30 de agosto, de la cual se presume pudo haber descargado entre 500 y 700 kilos de droga.
El comandante militar indicó que en este año se han detectado un aproximado de 18 avistamientos aéreos sospechosos en Quintana Roo, precisamente en las zonas mencionadas con anterioridad. De este número, dijo que por lo menos cuatro aeronaves han logrado aterrizar en la frontera del lado de Belice y una en Quintana Roo, pero en su mayoría son incendiadas para tratar de destruir evidencias de cargamento ilícito, aunque hay algunas que se han logrado asegurar en buenas condiciones.
El mando castrense dio a conocer que en esa zona existen muchas franjas y caminos rurales que en cualquier momento pueden ser utilizados para aterrizajes no autorizados de aviones sospechosos, los cuales suelen emplearse para el tráfico de drogas, como el ocurrido a finales del mes de agosto.
El general Huerta Ceballos sostuvo que este tipo de actividades ilícitas no son un problema nuevo en la frontera, pues aseguró que en años anteriores ha sido mayor el reporte de vuelos sospechosos y aterrizajes no autorizados, por lo que en este año han disminuido gracias a la presencia constante de las Fuerzas Armadas que patrullan y vigilan las áreas susceptibles de aterrizajes.
Explicó que para el combate antidrogas en la frontera sostienen reuniones periódicas e intercambio de información con las autoridades de Belice, siendo la más cercana para octubre próximo.
Por su parte, el Vicealmirante Cuerpo General DEM Eduviges José Martínez Sandoval, Comandante de la XI Zona Naval, dijo que mantienen la coordinación constante con las autoridades de Belice para monitorear la frontera en lo que abarca la zona de la ribera del río Hondo, que es donde está más activa la presencia y aterrizaje de aeronaves sospechosas.
“Nuestras Estaciones Navales que están a lo largo del río Hondo se encuentran alertas ante cualquier tráfico de estupefacientes que se pudiera dar, estamos de manera preventiva para evitar que sean introducidas al país. Tenemos cuatro Estaciones Navales con todo su personal y vehículos desplazados y destacamentados en ese lugar de manera permanente, son los que efectúan recorridos a lo largo del río Hondo”, informó el Vicealmirante Martínez Sandoval.
Mencionó que existe una buena comunicación y coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), así como con las autoridades de Belice, añadiendo que si bien se han tenido reportes de sobrevuelos sospechosos, hay muchos que se confunden con vuelos comerciales.
Finalmente, Martínez Sandoval dijo que cuentan con la base aeronaval para efectuar patrullaje aéreo, lo que les ha permitido detectar terrenos con brechas abiertas, conocidos como caminos sacacosechas, que se sospecha llegan a ser utilizados por la delincuencia para actividades ilícitas.
Como se recordará, el pasado 30 de agosto una narcoavioneta quemada y destruida fue localizada por el Ejército Mexicano, Armada de México y corporaciones policíacas estatales, en un camino sacacosechas a cuatro kilómetros y medio del poblado Payo Obispo, en el municipio de Bacalar.
Ahí se presume que narcotraficantes colombianos descargaron cerca entre 500 y 700 kilos de droga, que son las que pueden cargar estos artefactos, los cuales fueron sacados o escondidos en la zona en cuestión de minutos, ya que cuando la avioneta fue hallada ésta se encontraba quemada y totalmente vacía, pero con indicios de que transportaba el cargamento ilegal.
Asimismo, tras el aumento en la frecuencia de avistamientos y aterrizajes de narcoavionetas que transportan droga en la frontera México-Belice, el Departamento de Policía y el Ejército de Belice han implementado un fuerte operativo antidrogas en los distritos fronterizos de Orange Walk y Corozal.
Como parte de sus primeros resultados, esta lucha al narcotráfico en suelo beliceño arrojó media tonelada de cocaína y una avioneta Cessna aseguradas, así como cuatro detenidos, entre ellos un policía de Belice y dos mexicanos.
Los hechos ocurrieron poco antes de la medianoche del pasado domingo, en el área conocida como Tres Leguas, cerca de Blue Creek, en el distrito de Orange Walk, Belice. Se encuentra muy cerca del poblado mexicano de La Unión, en la zona fronteriza de la ribera del río Hondo.
Se trata del primer aseguramiento de mercancía de una narcoavioneta en el último año, siendo que hasta el momento en los operativos sólo se encontraban las aeronaves abandonadas o siniestradas, generando sospechas de complicidad de las autoridades.

Fuente: Por Esto

Comments are closed.