lunes, agosto 10

En auge, bodas igualitarias y no católicas en Yucatán

0
314

En Yucatán, aunque ni la Iglesia ni el Estado permiten que se casen los miembros de la comunidad homosexual, las bodas ocurren. De acuerdo con los Wedding Planners, Raúl Braga y Carlos Gómez, quien quiere unirse encontrará la forma de hacerlo, lo cual representa un mercado potencial para crecer la oferta del sector de romance, incluyendo al turismo.

Durante la presentación del Open House de Festejar.com.mx, a realizarse este jueves a las 19 horas en el Minarete de Paseo de Montejo, Carlos Braga afirmó que “cuando existe el amor, hay formas de demostrarlo”. Cuando una pareja homosexual quiere casarse, en Yucatán tienen que pedir el amparo ante un juez para lograrlo, pero realizan una ceremonia similar a la religiosa, así como la fiesta que es según los intereses de la pareja.

Si la pareja decide no conseguir el amparo, aún así está la posibilidad de realizar un intercambio de votos a través de una ceremonia que celebre su amor, indicó. Eso incluye la fiesta y el baile, si los novios o novias lo quieren.

Señaló que existe más apertura en cuanto a las bodas, no solamente en las igualitarias, sino en las que son distintas a las católicas. Hay otras religiones o personas que se casan por lo civil o situaciones que les impiden una boda por la Iglesia, pero la gente busca la forma de celebrar su unión, expresó.

“Muchas veces hay parejas que sólo se casan por lo civil, porque uno de los contrayentes está casado por la Iglesia. Cuando la novia es la primera boda, se hace similar a la religiosa, con la entrada y el juez en vez del padre”, comentó.

Raúl Braga calculó que entre un 20 y 30 por ciento de las bodas que realiza no son religiosas, sino que son simbólicas o igualitarias.

Señaló que quienes eligen Yucatán como sede de su boda, como parte del turismo de romance, no siempre son católicos, y a veces son uniones entre otras religiones o las igualitarias, que no tienen la ceremonia por la Iglesia.

Turismo de romance, en auge

Raúl Braga declaró que la organización de bodas va en crecimiento en Yucatán, con una aportación importante del turismo de romance, el cual está en auge debido a la estrategia de publicidad e impacto a través de las redes sociales y los medios de comunicación para atraer al sector.

“Lo primero que buscan es hacienda, una locación de playa y sobre todo los que vienen de fuera buscan las costumbres yucatecas en montajes, comida”, indicó.

Entre los retos del sector de organizadores de eventos es que se requiere de mejorar la coordinación para la boda, el compromiso entre ellos y los proveedores y cumplir con lo que se ofrece, para evitar una mala imagen al ofrecer los servicios, consideró.

Lo que busca la gente, dijo, es la decoración personalizada, y ya son más exigentes en cuanto a lo que quieren.

Roberto González Guillén, director de Festejar.com.mx, indicó que entre 10 y 12 mil parejas se casan al año en Yucatán, de las cuales el 10 por ciento son de fuera, según los datos del Registro Civil.

Carlos Gómez expresó que se trata de una industria fuerte, y que el turismo de romance crece debido al apoyo de la Secretaría de Fomento Turístico, que ofrece tours por haciendas para que se conozcan y elijan.

“El reto más grande es lograr una buena colaboración con los diferentes proveedores, que puedan trabajar en conjunto porque muchos dependen de otros. Si uno no llega o se atrasa, afecta a todos”, manifestó. Por boda se pueden tener entre cinco y hasta 20 proveedores, según lo que pida el cliente, lo cual lo hace más complejo, reconoció.

Fuente: La Jornada Maya

Comments are closed.