sábado, junio 6

En Dzidzantún y Progreso prohíben la venta de cerveza

0
309

 

La “ley seca” está vigente desde hoy lunes en Dzidzantún y del miércoles 1 al lunes 20 de abril en Progreso, como nueva medida contra la pandemia de Covid-19.

El alcalde de Dzidzantún, Ismael Aguilar Puc, informó ayer que el Cabildo aprobó por unanimidad que desde hoy no se deje pasar a ningún camión de cerveza y se aplique la ley seca, por la emergencia del Covid-19.

Afirmó que habrá una operación “en (los expendios) clandestinos (de cerveza) que ya tenemos ubicados.

“Ya se giró instrucciones para que se tengan convoyes junto con policías estatales en toda la población”.

El director de la Policía Municipal, Martín Estrada, informó que “en las próximas horas se contará con una orden judicial para ingresar a los predios que funcionan como clandestinos.

“Vamos a poner mano dura si queremos que no se tengan riesgos (de contagio)”, dijo.

La nueva medida se suma al cierre de bares y cantinas que el gobierno estatal ordenó desde el viernes 20 y a la prohibición municipal de que cobratarios de financieras y casas comerciales entren al municipio.

Por 20 días

El Ayuntamiento de Progreso, a su vez, boletinó que el Cabildo en sesión extraordinaria aprobó el jueves 26 que del primer minuto del 1 de abril al mediodía del 20 de abril habrá “ley seca”, luego que ese mismo jueves el gobierno estatal emitió un decreto que declara el estado de emergencia por el Covid-19.

El alcalde Julián Zacarías Curi dijo que “es una medida temporal, pero será estricta, ya que quien la infrinja será sujeto a multas y hasta clausuras (de negocios).

Aclaró que la duración de la “ley seca” dependerá de la evolución de la emergencia sanitaria por el Covid-19.

Informó que se propuso al Cabildo autorizar la “ley seca” “debido a que, en los últimos días, ha habido un incremento en la violencia familiar en el municipio, y en gran parte ha sido por el alto consumo de bebidas alcohólicas en las viviendas.

“De igual manera, con esta ‘ley seca’ se quiere evitar que las personas de otros municipios vengan a ‘vacacionar’ en plena contingencia y desincentivar su traslado a Progreso, y con esto, reducir el peligro de contagio”.

“En estos momentos no hay pesca (por la veda de mero, del 1 de febrero al 31 de marzo), no hay cruceros, no hay turismo (por la cuarentena por el Covid-19), mucha gente está gastando lo que no tiene en la bebida y los reportes de violencia familiar se han incrementado a causa de esta situación”, destacó.

“Por esto, quiero impedir que esta misma desocupación forzada se traduzca en un incremento en el índice delictivo por conductas como el robo a mano armada y a casa habitación. No se va a permitir esto”, afirmó.

El primer edil indicó que el acuerdo de Cabildo será publicado en la Gaceta del Ayuntamiento y notificado formalmente a los propietarios y responsables de expendios de bebidas alcohólicas.

Fuente: Diario de Yucatán.

Leave a reply