jueves, enero 23

En medio de aparente calma, todo sigue igual en el Cereso

0
487

En menos de un mes, han sido trasladados alrededor de 200 reos del Centro de Reinserción Social (Cereso) hacia el Cereso de Chetumal y de Cozumel, en medio de la crisis de control que se vive en el penal de esta ciudad.

En ese mismo periodo, dos custodios del Cereso de Cancún fueron ejecutados y dos riñas violentas derivadas por la lucha del control del penal, se han desatado dejando saldo de varios internos lesionados.

Desde que inició el presente año, la situación al interior del Cereso de Cancún se fue saliendo de mando con la toma del control del llamado “autogobierno”, por parte de presos relacionados con células del crimen organizado.

Las acciones delictivas al interior del Cereso y la presunta complicidad con autoridades carcelarias, fue evidenciada a través de las llamadas “narcomantas”, en las que se daban nombres y apellidos, de los reos que mantenían el control y de las autoridades que los apoyaban; incluyendo al director del penal, Miguel Ángel Matamoros Espinoza.

A mediados del mes pasado, la Secretaría de Seguridad Pública ordenó el traslado de 163 reos del Cereso de Cancún, hacia el Cereso de Chetumal, asegurando que con ello, se buscaba acabar con los cotos de poder.

Sin embargo, no fueron trasladados sujetos peligrosos, señalados de tener el control del penal, y de ser los encargados de la venta de drogas, de las amenazas y el cobro de extorsiones a los reos y sus familiares.

Las “narcomantas” continuaron apareciendo, con los nombres de los sujetos responsables de dichas actividades delictivas y el 9 de mayo, estalló una riña en la que el líder de esos oscuros personajes estuvo a punto de ser linchado por los presos.

La riña dejó varios reos lesionados y después de eso, otro traslado se llevó a cabo, por lo que 34 internos fueron sacados y llevados al Cereso de Chetumal.

De nueva cuenta, ninguno de los señalados en las “narcomantas” fue trasladado y tres días después, hubo otro altercado entre internos y finalmente, se llevó a cabo el traslado de “El Jhonny”, quien tenía el control del penal.

Pero, en su lugar, quedó otro sujeto que formaba parte de su “comitiva” y que también había sido mencionado en las “narcomantas”, por lo que las cosas siguen igual en el Cereso, aunque en medio de una aparente calma.

Además, en menos de un mes, fueron ejecutados dos custodios del Cereso, en medio de la pugna por obtener el control del penal, entre grupos delictivos rivales, a los que pertenecen varios internos.

Fuente: PorEsto

Leave a reply