martes, julio 23

En Mérida sí está contaminada el agua por agroquímicos, revela estudio

0
111

Manuel Carrillo Esquivel, director de la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Yucatán (Japay), negó que el agua de Mérida está contaminada por agroquímicos.

Sin embargo, de acuerdo con el estudio Determinación de plaguicidas organocloroados en agua de sistemas de pozos de abastecimiento en municipios del estado de Yucatan, México, en Mérida tres de los tres pozos estudiados presentan contaminación por agroquímicos. El estudio lo realizó el Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi”, de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), en 2015.

“La Japay se encuentra por debajo de absolutamente todo (los niveles de contaminación)”, declaró su director, al referirse a las acusaciones de la asociación civil “Ciudadanos Hartos A. C., con respecto a la contaminación del agua por distintos agroquímicos y fecalismo en la península de Yucatán.

“Es falso lo que, sin sustento ni pruebas, se ha señalado en cuanto a que no se está cumpliendo con la calidad del agua. La Japay cuenta con mecanismos y un laboratorio propio para analizar el agua que se extrae, además de otro externo que se encarga de hacer un análisis detallado cada tres meses”, declaró.

En rueda de prensa, Carrillo Esquivel aseguró que se sigue la Norma Oficial Mexicana NOM-127-SSA1-1994, en Salud ambiental. Agua para uso y consumo humano. Límites permisibles de calidad y tratamientos a que debe someterse el agua para su potabilización.

“Se hacen análisis muestrales de la calidad y componentes del agua, hay un máximo permitido por la norma, la Japay está debajo de la misma”, manifestó.

Pero en el estudio realizado por el Hideyo Noguchi en 2015 se comprueba la presencia de agroquímicos en plantas de Mérida pertenecientes a la Japay.

En la Planta 1 Pozo 3 de Mérida se registró 54.697 μg/L de heptacloro, cuando el límite es de .03, según la Norma Mexicana NOM 127, sobre los Límites Máximos Permisibles de estos plaguicidas sobre la calidad y tratamientos a que debe someterse el agua para su potabilización.

En la misma planta, pero en el Pozo 1, del mismo químico registró 53.198 μg/L. En Ciudad Caucel, en la calle 8 en la zona de Animaya se registró una concentración de 53.504 μg/L de heptacloro.

La Japay presentó, en rueda de prensa, que en Mérida, en la Planta 1, diversos químicos menores a los límites permisibles por la NOM 127. Pero omitió mostrar la situación del heptacloro.

Juan León Burgos, subdirector de la Japay, indicó que los datos se obtuvieron de la Planta Mérida 1, la más grande del sistema, tomada el 28 de mayo de 2018. Se tomaron a la salida de la planta potabilizadora, y es la que se manda a la ciudad, explicó.

La Agencia de Protección al Ambiente de Estados Unidos (EPA) y la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) han clasificado al heptacloro como posiblemente carcinogénico en seres humanos.

Entre otros problemas generados por plaguicidas y pesticidas están el cáncer, malformaciones congénitas, muerte fetal e infantil y enfermedades del sistema nervioso central.
Más agroquímicos en el agua

Los datos presentados por la Japay mostraron que ya existen nuevos químicos en el agua potable de Mérida, aunque en límites menores a la NOM 127 que, en comparación, no aparecieron en el estudio del 2015 realizado por el centro científico de la UADY.

En el estudio del Hideyo Noguchi no había presencia de Gamma-HCH (lindano) en las cinco plantas y pozos estudiados en Mérida y Ciudad Caucel, pero en el estudio presentado por la Japay aparece el químico, cuyo límite es 2 μg/L, en una medida de .009.

Ni Dieldrín aparece en el estudio del Hideyo Noguchi, pero en el de la Japay se presentan los resultados del laboratorio con .009, de un límite máximo de .03. Lo mismo ocurre con el Aldrín, que presenta datos iguales.

Y en DDT, sólo en uno, con 88.079, en el Pozo 8 por el Animaya, de Ciudad Caucel. Pero en los resultados de la Japay se encuentra menos del .009, cuando el límite permisible es 1.

El estudio del 2015 lo realizó el Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi”, de la UADY, obtenido a través de una solicitud de transparencia a la Conagua de Yucatán y la SSY, entidades que encargaron el proyecto de manera confidencial.

La Japay no tiene injerencia en la mayoría de los municipios de Yucatán, sólo en Mérida y parte de Kanasin.

El subdirector técnico de la Japay descartó la presencia de coliformes fecales y materia orgánica y metales en las muestras realizadas.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma), Eduardo Batllori Sampedro, declaró que la “Japay entrega agua de buena calidad, no entrega agua contaminada. El agua que la Japay brinda a la sociedad es un agua limpia”.

Aceptó que en Yucatán sí existe un problema de contaminación por agroquímicos, el cual la administración actual ha actuado desde la Seduma para reducirlo, pero se requiere que la Federación ponga de su parte para ello.

Fuente: La Jornada Maya

Comments are closed.