lunes, noviembre 18

En Yucatán hay contenedores para depositar medicamentos caducos

0
1819

En Yucatán existen alrededor de 150 contenedores donde la gente puede depositar medicamentos que han caducado o aquéllos que ya no se usan, los cuales requieren un correcto manejo debido a que son considerados residuos tóxicos por la Ley General para la Prevención y Gestión de Residuos.
A menudo la gente acumula en sus hogares medicamentos que han caducado o que no han caducado pero ya no se usan, sobrantes de medicamentos, y hoy la gente tiene la opción de depositar en contenedores los medicamentos ya caducados o también los que ya no se van a usar y los empaques, sin ningún costo y en una red de contenedores instalados en farmacias, dependencias de gobierno, centros de salud, clínicas y hospitales.
El reportero recorrió ayer algunos de estos contenedores que han sido colocados por el Sistema Nacional de Gestión de Residuos de Envases y Medicamentos A.C. (SINGREM) en todo el país, con financiamiento de la industria farmacéutica.
En el caso de Mérida, según se reporta en la página de la agrupación, son cerca de 100 contenedores distribuidos en diferentes puntos y hay unos 150 en toda la entidad.
Personas de algunas farmacias donde hay contenedores comentaron ayer al reportero, sin embargo, que a veces es poca la gente que acude a depositarlos, pues, al parecer no hay la cultura de deshacerse de los medicamentos que ya no se utilizan.
No obstante, en la página del SINGREM (http://www.singrem.org.mx/), donde se puede conocer también la ubicación de los contendores en Mérida y en municipios del Estado, se menciona que en el 2017 se recogieron del 2012 al 2017, 75 mil 754 kilogramos de medicamentos depositados en los contenedores. En el 2017, se logró el acopio de 14 mil 29 kilogramos de medicamentos en la entidad.
De acuerdo con la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos, la industria farmacéutica está obligada a observar los conceptos de Responsabilidad Compartida y manejo integral para los residuos peligrosos derivados de sus actividades industriales (en la planta) y también para la disposición final de aquellos que se desechan por los consumidores (en su hogar), por esto es una Gestión Integral de los Residuos, a la que obliga la ley.
El citado ordenamiento señala que estarán obligados a la formulación y ejecución de los planes de manejo los productores, importadores, exportadores y distribuidores de los productos que al desecharse se convierten en los residuos peligrosos y dentro de éstos se encuentran los fármacos.
Según información de la página en internet del SINGREM, se trata de una Asociación Civil, sin fines de lucro, única en su tipo en México y que surge en el año 2008 por iniciativa de la Industria Farmacéutica (Canifarma), para atender de manera responsable la problemática que generan los medicamentos que caducan en los hogares mexicanos, tomando como base la Ley General para la Prevención y Gestión de Residuos, actualmente en vigor.
La gente lleva a cabo la recolección de residuos por medio de contenedores, que se ubican preferentemente en farmacias que cumplen con el programa del SINGREM, y son diseñados específicamente para garantizar que los medicamentos caducos y sus envases no se desvíen al mercado ilegal. Los establecimientos participantes se caracterizan por contar con el distintivo de Farmacia Adherida al Plan de Manejo.
Además, el Singrem cuenta con un plan de recolección periódica de los residuos, y asegura su destrucción final a través de terceros autorizados, de la forma más ambientalmente adecuada cumpliendo con la regulación aplicable por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).
Se menciona claramente que los medicamentos no se reciclan, ni los envases, y una vez depositados en el contenedor se llevan a un destino final para ser destruidos por completo.
Los residuos recolectados, son sometidos a procesos físicos de trituración y más tarde enviados a destino final por coprocesamiento en Horno Cementero. El concepto de coprocesamiento consiste en la destrucción térmica con ganancia de energía, esto es, que a la par que el material es destruido, la energía contenida en el mismo es aprovechada para otro fin. En el caso del Plan de Manejo de Singrem, se busca que los residuos recolectados sirvan como “combustible alterno” a los diferentes hornos cementeros, autorizados para este fin.
Se menciona que todas las acciones de la agrupación están sujetas al marco de un Plan de Manejo registrado ante Semarnat con el No. 09-PMR-VI-0008-2008.
Recomendaciones para la gente
La recomendación para la gente es identificar en su hogar aquellos medicamentos que tengan vencida su caducidad, o que ya no se usen por haber terminado algún tratamiento.
En la farmacia con contenedor seguro Singrem, el usuario gira la manivela, coloca los medicamentos en el contenedor, vuelve a girar la manivela. Si es necesario, el dependiente de la farmacia apoya al cliente proporcionándole más información.
El supervisor de la plaza correspondiente recolecta la bolsa con el medicamento, lo pesa en presencia del encargado de la farmacia y le entrega una “papeleta de recolección” con la cantidad en kilogramos que se ha recibido la cual es archivada en la farmacia.
Luego se trasladan los residuos a un almacén temporal, donde se pesa y se registra su ingreso. Se envía una copia a las oficinas de Singrem de este registro. Personal calificado lleva a cabo un muestreo estadístico de la recolección efectuada, previa solicitud de la Gerencia de Operaciones de Singrem y se envía el reporte de dicho muestreo a las oficinas.
Los residuos son transportados para su destrucción final con un prestador de servicios calificado para este fin (hornos de cemento o tratamientos térmicos). Se emite un certificado de destrucción (manifiesto), mismo que es enviado a nuestras oficinas y que ampara el final del ciclo iniciado desde la recolección misma.
¿Qué se puede y qué no se puede?
Lo que se debe depositar en los contenedores son medicamentos caducados, o que no se necesiten (sobrantes de tratamientos), cajas de medicamentos, envases vacíos o con restos.
Hay también algunas cosas relacionadas con la salud que no se deben depositar, como son agujas, gasas, pilas, productos químicos, termómetros, jeringas, equipo para venoclisis, pañales, etc.

 

Fuente: Yucatán

Leave a reply