martes, julio 7

Engordar no depende de la cantidad de lo que comes sino de la hora en la que lo haces

0
193

Seguro has escuchado sobre medir los alimentos con el puño de tus manos, comer según tu tipo de sangre, hacer 5 comidas al día con raciones pequeñas… Vaya, distintas fórmulas con un mismo propósito: evitar subir de peso.

Pero ¿qué pensarías si descubrieras que lo que más te engorda no es la cantidad de lo que comes, sino la hora en la que lo haces?

Si bien una hamburguesa te aportará las mismas calorías la comas en la mañana, en la tarde o en la noche; lo que sí cambia es la forma en la que tu organismo la metaboliza.

De acuerdo con un estudio comer después de las 20 horas aumenta el riesgo de tener obesidad. ¿La razón? La hormona de la saciedad disminuye y por ello puedes caer en la tentación de comer en exceso, es decir, más de lo que tu cuerpo necesita y puede quemar.

Además de esto, influyen los ritmos circadianos, es decir, nuestro reloj biológico interno, que se activa dependiendo de la luz solar. Tu reloj biológico regula las funciones de tu organismo, entre ellas las del sistema digestivo.

En las horas con luz solar tu metabolismo trabaja al cien, pero conforme cae la tarde noche, se vuelve más lento y la digestión se entorpece. Por ende, lo que comamos de día y tarde se procesa mejor que lo que comemos en la noche. ¿Qué tal eh?

La energía a partir de las 20 horas ya no puede ser utilizada igual por nuestro cuerpo y así sea un alimento ligero, sus calorías se almacenan como reserva y aparecen las temidas lonjitas.

Ya lo sabes, si quieres mantenerte en un peso saludable, sigue una dieta balanceada y no te enfoques tanto en la cantidad sino en la calidad y en la hora en la que comes. ¡Provecho!

Fuente: Salud180.com

Comments are closed.