lunes, enero 27

“Engordaron” la nómina del Congreso

0
2883

CHETUMAL.- La XV Legislatura infló notoriamente la nómina del Congreso del Estado, por lo que diputados de la siguiente XVI Legislatura han advertido que revisarán y depurarán la abultada carga burocrática que les dejarán como herencia los diputados salientes.

En 2016, que correspondió al último año de la XIV Legislatura, se tenía un total de 389 plazas en el Congreso de Quintana Roo; pero en 2018, siendo el segundo año de la XV Legislatura, se informó que el personal aumentó a 609 empleados, de acuerdo con el estudio Informe Legislativo (2016 y 2018) presentado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

Hasta el primer trimestre de 2019, la Unidad de Transparencia del Poder Legislativo informó de 489 plazas ocupadas en el Congreso de Quintana Roo, que corresponden a 172 puestos de base y 317 de confianza. En dicho período, se dio a conocer que quedaron acéfalos tres puestos de confianza, además dieron de baja cuatro plazas de base, tres por jubilación y una por fallecimiento.

Sin embargo, el oficial mayor del Congreso, Gerardo Martínez García, en recientes declaraciones ha revelado la existencia de aproximadamente 602 trabajadores en la nómina del Congreso, entre los que se encuentran eventuales, de base y de confianza.

Dicha cantidad la dio a conocer en una entrevista relacionada con el “bono de fin de trienio” que se otorgará al personal del recinto legislativo, gratificación que aseguró “se acostumbra” dar al término de cada legislatura, como una forma de reconocer y agradecer el trabajo de los empleados.

Con esto se demuestra que, sin justificación aparente, el presidente de la Gran Comisión y diputado panista Eduardo Martínez Arcila, permitió que se incrustase a más de 200 nuevos trabajadores en la nómina del Congreso, los cuales serán heredados a la siguiente XVI Legislatura.

Cuando asumió la presidencia de la Gran Comisión del Congreso del Estado, el diputado Martínez Arcila condenó a sus antecesores de la XIV Legislatura, acusándolos de haber “inflado” la nómina del Congreso y generar una “sobrecarga burocrática” que no tenía razón de existir, pues llegó a asegurar que detectaron la presencia de aviadores, quienes no tenían funciones específicas y otros más que ni siquiera asistían al recinto legislativo.

En esa postura, el diputado panista se “comprometió” a revisar a fondo la nómina del Congreso, con el objetivo de reducirla de aquellos puestos que no eran necesarios, ya que para ese momento estaba muy latente el compromiso de austeridad asumido por el gobierno estatal del PAN-PRD.

Pero Arcila incumplió su palabra y no sólo no redujo la nómina legislativa, sino que la engrosó con más trabajadores que entraron por mera recomendación de los diputados, creando incluso nuevos puestos para saldar favores políticos y cuotas partidistas, o simplemente para incrustar a sus amigos y allegados.

Los diputados electos José Luis “Chanito” Toledo y Roberto Erales Jiménez, por el Movimiento Ciudadano y el Partido del Trabajo, respectivamente, forman parte de los próximos legisladores que se han comprometido a revisar a fondo y depurar la nómina del Congreso, tras advertir de la excesiva y sospechosa carga burocrática que se hizo en la XV Legislatura. Aunque hay puestos que están justificados dadas las nuevas áreas que se crearon en el Congreso, existen otros que no tiene razón de ser y por eso la plantilla laboral será examinada a detalle.

Fuente: PorEsto

Leave a reply