lunes, septiembre 21

Equipo de campaña de Trump ataca a Google por limitar anuncios políticos en su plataforma

0
363

El equipo de campaña de Donald Trump atacó a Google este martes por cambiar sus reglas sobre anuncios políticos, alegando que los nuevos límites impuestos por el servicio de búsqueda en Internet más utilizado en Estados Unidos reprimirían la participación de los votantes en las elecciones de 2020.

“No se puede negar que el presidente Trump y su campaña han construido la mejor operación digital en toda la política, y que la decisión de Google tendrá un impacto desproporcionado tanto en la operación de Trump como en todos los candidatos y organizaciones republicanos que se fortalecen a partir de ella”, indicó la campaña en un comunicado. Pero mencionó que los demócratas también se verían injustamente afectados.

“Al restringir severamente la publicidad política, Google está reprimiendo la capacidad de los ciudadanos de participar en nuestra democracia”, indicó la campaña. La declaración fue emitida en conjunto con el Comité Nacional Republicano y otros comités electorales del Partido Republicano.

Google, de Alphabet, indicó la semana pasada que prohibiría a los candidatos orientar anuncios electorales en función de la afiliación política de las personas, aunque los mensajes se pueden personalizar según género, edad y geografía.

La compañía también ha eliminado una característica llamada Customer Match para anunciantes políticos. La herramienta permite a especialistas en mercadeo cargar sus propias listas de direcciones de correo electrónico o números de teléfono, y orientar anuncios específicamente a dichas personas.

Twitter ha prohibido por completo los anuncios que promocionan a candidatos políticos en su plataforma.

Facebook, la plataforma más grande para publicidad política en línea, ha estado bajo presión para frenar las actividades de campaña. Muchos demócratas han dicho que esta red social tiene la obligación de verificar los anuncios que muestra a sus usuarios, una sugerencia que la compañía ha rechazado, diciendo que no quiere supervisar el discurso político.

Fuente: El Financiero

Leave a reply