martes, septiembre 29

Esperan dictamen del INAH sobre sitios deteriorados

0
431

TIZIMÍN.— Según personal de Protección Civil no solo el campanario del exconvento está en riesgo de desplome, sino que dos edificios más en el primer cuadro de la ciudad están en grave deterioro.

En octubre del año pasado, arquitectos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) estuvieron de paso en Tizimín luego del derrumbe de la iglesia de Nahbalam.

En su estancia, los inspectores de Protección Civil mostraron a los trabajadores del INAH los dos edificios coloniales que presentan agrietamientos y riesgo de colapso.

Incluso fueron constatados y tomaron registro de los sitios que se ubican sobre la calle 48 entre 51 y 53, a espaldas de la parroquia de los Tres Reyes, y en la calle 51 con 46-A, a media cuadra del parque Juárez.

Sin embargo, a la fecha no han enviado ningún dictamen ni han regresado a Tizimín, según informó ayer el director de Protección Civil, Manuel Arceo Rodríguez.

Incluso dijo que se ha coordinado con Obras Públicas para presionar al INAH a fin de descartar si están en peligro de derrumbe ambos edificios. Señaló que tampoco el Ayuntamiento puede intervenir para realizar trabajos de remozamiento pues para el INAH, esos edificios forman parte de la historia.

Sin embargo, temen que de repente pueda caer alguna piedra y ocasione una tragedia con los peatones.

Por su parte, el historiador de Tizimín, Luis Pérez Salazar, señaló que el Instituto tiene conocimiento de la fisura del exconvento, pero ignora por qué no le dan seguimiento.

Según dijo esa parte sirvió de campanario cuando estaba la primera capilla de los Tres Reyes y su construcción fue desde 1563.

El director de Protección Civil comentó que también en la Plaza de los Cenotes temen que se caiga todo el suelo que sostiene la bóveda del ojo de agua, que está en pleno centro de la ciudad.

Agregó que a diario decenas de camiones de transporte público y vehículos particulares se estacionan ahí sin contemplar el número de viviendas que hay alrededor de la Plaza de los Cenotes.

Fuente: Diario de Yucatán

Leave a reply