lunes, enero 18

Esta app quiere evitar el desperdicio de comida

0
292

Bajo la premisa de que ‘nada que sea de valor se desperdicia’, Sasha y Tessa fundaron en 2015 Olio, una app que conecta personas y negocios para compartir alimentos y productos.

Tras un ‘crash’ del mercado bursátil, Saasha Celestial abandonó Morgan Stanley para desarrollar una app que evita el desperdicio de comida.

Saasha nació en Iowa y creció en un ambiente de emprendedores, por lo que desde los seis años empezó a tener ideas de negocio vendiendo “lo que se te ocurra”, como ella lo describe, para obtener dinero. Esa chispa de emprendimiento la llevó a estudiar la licenciatura en Economía en Chicago y posteriormente una maestría de Negocios en Stanford, en donde conoció a su actual socia, Tessa Clarke.

Tomando en cuenta que en el mundo se desperdician alrededor de mil 300 toneladas de alimentos al año, de acuerdo con un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), y bajo la premisa de que “nada que sea de valor se desperdicia”, Sasha y Tessa fundaron en 2015 Olio, una app que conecta personas y negocios para compartir alimentos y productos, evitando su desperdicio.

“Queríamos abordar un reto ambiental que pudiera resolverse a través de la tecnología y un día, mientras me mudaba de país, las personas de la mudanza me dijeron que no podía llevar mi comida, entonces salí a mi calle, pero no encontré a nadie que quisiera quedarse con mis verduras”, narró la cofundadora de Olio.

La app llegó este mes a México, en donde se desperdician 20.4 millones de toneladas de alimentos al año, según un estudio del Banco Mundial en 2018.

“Queremos contribuir a la disminución del desperdicio de comida en México y, para ello, impulsamos este modelo que crea pequeñas comunidades de personas que comparten entre sí la comida ”, señaló Celestial.

“Creemos que estas prácticas pueden funcionar primero en la Ciudad de México, y lograr que poco a poco se vayan implementando en todo el país”, agregó.

Tras un ‘crash’ del mercado bursátil, Saasha Celestial abandonó Morgan Stanley para desarrollar una app que evita el desperdicio de comida.

Saasha nació en Iowa y creció en un ambiente de emprendedores, por lo que desde los seis años empezó a tener ideas de negocio vendiendo “lo que se te ocurra”, como ella lo describe, para obtener dinero. Esa chispa de emprendimiento la llevó a estudiar la licenciatura en Economía en Chicago y posteriormente una maestría de Negocios en Stanford, en donde conoció a su actual socia, Tessa Clarke.

Tomando en cuenta que en el mundo se desperdician alrededor de mil 300 toneladas de alimentos al año, de acuerdo con un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), y bajo la premisa de que “nada que sea de valor se desperdicia”, Sasha y Tessa fundaron en 2015 Olio, una app que conecta personas y negocios para compartir alimentos y productos, evitando su desperdicio.

“Queríamos abordar un reto ambiental que pudiera resolverse a través de la tecnología y un día, mientras me mudaba de país, las personas de la mudanza me dijeron que no podía llevar mi comida, entonces salí a mi calle, pero no encontré a nadie que quisiera quedarse con mis verduras”, narró la cofundadora de Olio.

La app llegó este mes a México, en donde se desperdician 20.4 millones de toneladas de alimentos al año, según un estudio del Banco Mundial en 2018.

“Queremos contribuir a la disminución del desperdicio de comida en México y, para ello, impulsamos este modelo que crea pequeñas comunidades de personas que comparten entre sí la comida ”, señaló Celestial.

“Creemos que estas prácticas pueden funcionar primero en la Ciudad de México, y lograr que poco a poco se vayan implementando en todo el país”, agregó.

Fuente: El Financiero

Leave a reply