martes, octubre 19

Estas son las 3 formas de comprobar la salud de tu próstata

0
174

– Un diagnóstico precoz es esencial para el tratamiento del cáncer próstatico
– Cáncer de cérvix: síntomas y tratamientos de esta enfermedad

El 15 de septiembre se celebró el Día Europeo de la Salud Prostática, una jornada impulsada para concienciar a los hombres sobre la importancia de realizarse revisiones periódicas. El día se empezó a conmemorar ante el hecho que muchos hombres se niegan a visitar al urólogo, antes de presentar algún tipo de patología crónica o un cuadro que necesite alguna intervención de urgencia.

Sin embargo, el diagnóstico precoz es la mejor manera de poder tratar a tiempo un cáncer de próstata, que es el más frecuente en los hombres en España y la tercera causa de mortalidad por detrás del cáncer de pulmón y de colón.

La supervivencia a este tipo de cáncer ha ido aumentando con el paso de los años, principalmente gracias a la optimización de los tratamientos, pero también a las estrategias de cribado y diagnóstico precoz.

Tipos de pruebas
Actualmente existen distintas pruebas de detección que tienen como objetivo detectar el cáncer de próstata antes de que se presente ningún síntoma. Repasamos los tipos de pruebas para un diagnóstico precoz del cáncer de próstata de la mano del equipo de científicos de Melio.es.

Análisis de niveles de antígeno prostático (PSA)

El análisis de los niveles de antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés) en sangre es el método de cribado más usado para detectar este cáncer. Esta prueba tiene un bajo rendimiento, ya que los niveles de PSA pueden verse aumentados por motivos no relacionados con un tumor.

La prostatitis (infección o inflamación de la glándula prostática), hiperplasia prostática benigna (agrandamiento de la próstata), montar en bicicleta (debido al aumento de presión en la próstata), la actividad sexual reciente o ciertos medicamentos (hormonas masculinas como testosterona u otros medicamentos que aumentan el nivel de esta hormona), pueden influir en los resultados.

Biopsia

La biopsia es una técnica invasiva que solo resulta positiva en aproximadamente un 25% de los casos. Aplicada a la próstata consiste en la extracción de tejido prostático a través de varias punciones. Esta prueba conlleva ciertos inconvenientes. Por ejemplo, puede elevar el PSA en posteriores analíticas, causar riesgo de infección, o presencia de sangre en orina o en semen, por lo que se recomienda acceder a pruebas más específicas antes de acudir a la biopsia.

PHI

Este tipo de prueba, desarrollada en los últimos años, reduce en un 30% el número de biopsias de próstata innecesarias. El Índice de Salud Prostática es una prueba que analiza tres isoformas del PSA. Mediante estos 3 marcadores y combinándolos en una fórmula matemática calcula el riesgo de padecer cáncer de próstata de forma mucho más precisa que el PSA.

Con esta prueba también podemos conocer el nivel de agresividad del cáncer y puede ayudar a decidir el tratamiento, ya que los niveles de PHI son significativamente más altos en pacientes con un cáncer en un estadio patológico más avanzado y con mayor volumen tumoral.

Fuente: Mundodeportivo

Leave a reply