viernes, agosto 23

Este es el ‘secreto’ de Trump para impulsar el crecimiento económico de EU

0
141

Desde que inició la administración de Donald Trump, el mandatario ha hablado sobre una serie de medidas para mejorar la nación. Sin embargo, hay un rubro que está alentando al país… y no forma parte de sus planes.

En la mitad del Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, es más fácil analizar la manera en que sus políticas generan el crecimiento económico.

La economía se está expandiendo bastante rápido, pero no necesariamente por las razones que el mandatario ha señalado. Prometió centrar el crecimiento estadounidense en las empresas locales y en aquellas extranjeras que operan en el país, pero en cambio es el gobierno el que está haciendo ese trabajo.

La versión teórica sobre el éxito de la economía de Trump sería más o menos así: después de heredar la recuperación estadounidense más desequilibrada de los tiempos modernos, en la que los hogares contribuyeron en niveles históricos, Trump convocaría refuerzos en dos frentes.

Primero se pondría firme con las contrapartes del país, amigos o enemigos, reduciendo el arrastre comercial e incluso convirtiéndolo en una ventaja. En segundo lugar, reavivaría en las empresas estadounidenses el entusiasmo de invertir al reducir su carga fiscal y aplicaría aranceles a rivales extranjeras.

Sin embargo, esa estrategia no ha dado resultado.

Ni los extranjeros ni la inversión empresarial han acudido al rescate. El comercio recortó la expansión en la cifra más alta en 30 años en el último trimestre. El gasto de empresas en maquinaria y equipamiento cayó de manera sorpresiva en noviembre, según datos publicados el viernes, y se ha mantenido sin variación como componente del crecimiento.

Las políticas de Trump podrían generar ganancias en esas áreas a largo plazo. Las últimas cifras sobre inversión empresarial fueron decepcionantes, pero aún es pronto para juzgar los efectos de la política fiscal del presidente, comentó Stephen Moore, coautor del reciente libro Trumponomics y asesor del jefe de Estado en 2016.

En estos momentos, el motor es el aflojamiento fiscal.

En la administración de Trump, el gasto ha subido considerablemente, mientras que los recortes de impuestos erosionaron los ingresos. El resultado es un déficit presupuestario casi sin precedentes durante un repunte, como el recién anunciado de noviembre, y una economía estadounidense que crece a la par del déficit.

¿Recuerdas a Reagan?
Si la trayectoria de Trump te suena familiar, es algo lógico. Ronald Reagan también hablaba de sacar al Gobierno del camino, mientras acumulaba un déficit gigantesco y gastaba más dinero federal (como porcentaje de la economía) que cualquier presidente de Estados Unidos desde las consecuencias inmediatas de la Segunda Guerra Mundial.

‘Rey de la deuda’
Una corriente económica conocida como la Teoría Monetaria Moderna argumenta que los gobiernos que toman préstamos en sus propias monedas no pueden quebrar.

EU puede crear dólares para pagar a sus acreedores en dólares, afirman, por lo que el único riesgo del exceso de deuda pública es la inflación. Es más peligroso cuando los hogares y las empresas se endeudan, como lo hicieron en los años anteriores a cuando la deuda privada colapsó la economía en 2008.

En la década transcurrida desde entonces, la deuda pública estadounidense se ha disparado, aunque sin muchos daños inmediatos o evidentes. En este momento hay pocas señales de un aumento en los precios o alarmas encendidas en los mercados del Tesoro.

Trump asegura que preside la mejor economía de la historia. No se preocupa mucho por sus fundamentos, dedicando más tiempo a explicar cómo impulsará el comercio y las empresas.

Aún así, el presidente estadounidense que una vez se llamó a sí mismo el ‘rey de la deuda’ probablemente sea consciente de que los costos de endeudamiento en su administración, según los estándares históricos, siguen siendo baratos.

Fuente: El Financiero

Comments are closed.