lunes, junio 14

Esto es lo que sabemos sobre la vacuna COVID de Johnson & Johnson

0
319

La vacuna acaba de recibir una opinión favorable por parte de un comité de la Cofepris.

La vacuna contra el COVID-19 de Johnson & Johnson (J&J) ha estado en el último mes ‘bajo la lupa’ tras la detección de algunos casos de coágulos de sangre en personas que la recibieron. Estados Unidos pausó durante 10 días su aplicación, hasta el día 23 de abril cuando la reanudó.

Este viernes, el Comité de Moléculas Nuevas de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) emitió una opinión favorable sobre la vacuna de Janssen (de J&J).

A la luz de esta situación, te contamos lo que sabemos sobre la vacuna de J&J.
Esta vacuna es de una sola dosis y está hecha de un virus de resfriado que no se replica, pero ayuda al cuerpo a desarrollar una respuesta inmunológica y a prepararse para una infección por COVID-19.

A diferencia de opciones como Moderna y Pfizer-BioNTech, que además requieren dos dosis, la inyección de Johnson & Johnson puede ser almacenada a la temperatura del refrigerador hasta por tres meses.

Según el estudio publicado el 24 de febrero, la vacuna de J&J tuvo una efectividad del 72 por ciento en un ensayo clínico de Estados Unidos. Además, no hubo muertes relacionadas con el coronavirus en el grupo de personas vacunadas.

Una de las grandes preocupaciones actuales es la eficacia de las vacunas ante variantes del coronavirus registradas en Sudáfrica y América Latina; se ha encontrado que la opción de J&J es menos efectiva en estas mutaciones de rápida propagación.

El pasado 19 de febrero, J&J solicitó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) la aprobación de su vacuna para uso de emergencia, lo cual aceleraría el uso de esta en países del mundo.

Dicha aprobación por parte de la OMS es necesaria para que la farmacéutica pueda suministrar dosis al Mecanismo COVAX, el cual garantiza el acceso equitativo a vacunas para 190 países de ingresos bajos y medios.

Esta vacuna comenzó a aplicarse en Sudáfrica en febrero. Este país administró las primeras inyecciones al personal de salud y a los principales políticos, como el presidente Cyril Ramaphosa, con el fin de generar confianza entre la población sobre que esta es segura. Como las inyecciones forman parte de un estudio, no fueron necesarias las aprobaciones regulatorias.

De acuerdo con un estudio anterior, publicado el 29 de enero, la vacuna de Johnson & Johnson evitó el 100 por ciento de las hospitalizaciones y muertes por COVID-19. Este ensayo clínico se realizó en 44 mil personas, y la dosis previno el 66 por ciento de los casos moderados a graves, y fue particularmente eficaz para detener enfermedades graves, con el 85 por ciento de efectividad.

La empresa farmacéutica Janssen, de Johnson & Johnson, inició los ensayos de fase 3 de su vacuna contra el COVID-19 en México , según anunció el 5 de diciembre del año pasado el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

El 9 de abril, Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) inició una revisión para evaluar los coágulos de sangre en personas que recibieron la vacuna de J&J.

J&J está trabajando con los reguladores para evaluar los datos sobre los coágulos raros y “en la actualidad, no se ha establecido una relación causal clara” con la vacuna, dijo la compañía en un comunicado enviado por correo electrónico en el momento.

El miércoles 13 de abril, funcionarios de salud de Estados Unidos recomendaron suspender el uso de la vacuna contra el coronavirus de la farmacéutica por preocupaciones sobre los efectos secundarios de trombos.

Esto luego de que se observó un tipo de trombo cerebral llamado trombosis de senos venosos cerebrales en combinación con bajos niveles de plaquetas en seis mujeres de entre 18 y 48 años, informaron este martes los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y la Administración de Alimentos y Medicamentos de EU en una declaración conjunta.

Tras el anuncio de los CDC de Estados Unidos, Johnson & Johnson informó que retrasaría la distribución de su vacuna en Europa. La compañía está revisando los casos con las autoridades sanitarias europeas, apuntó la empresa en un comunicado.

La EMA agregó en un comunicado que no está claro si existe un vínculo causal entre la vacuna y los coágulos. La EMA está investigando los casos para decidir si es necesaria una acción reguladora.

El 23 de abril, las agencias de salud de Estados Unidos levantaron la pausa sobre la vacuna, tras 10 días de instar a posponer su uso.

Las agencias indicaron que la vacuna era segura y efectiva para prevenir el COVID-19. Agregaron que la posibilidad de desarrollar el raro síndrome del trombos es muy baja, pero que continuarán investigando.

El 7 de mayo, el Comité de Moléculas Nuevas de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) informó sobre su opinión favorable y unánima sobre esta vacuna.

“Cofepris informa que la Vacuna COVID-19 (Ad26.COV2-S [recombinante]) recibió una opinión favorable por unanimidad por parte de las y los expertos para su uso en la inmunización activa para prevenir la COVID-19 causada por SARS-CoV-2 en personas mayores de 18 años”, indicó en un comunicado.

Fuente: El Financiero

Leave a reply