domingo, marzo 29

Familiares piden justicia

0
275

Al grito de “Justicia, justicia”, “Entreguen el cuerpo de Gaspar Avelino”, “Policías asesinos”, “Julián Zacarías, ayúdanos”, “Mataron a mi papá”, hijas, hermanas, amigos y demás familiares del pacotillero Gaspar Avelino Sulub Cimé, presuntamente asesinado por policías estatales, protestaron ayer jueves por la mañana frente el Palacio Municipal.

Ante la protesta el alcalde habló con los manifestantes en los bajos del Palacio, y después de escucharlos les dijo que el tema es 100 por ciento estatal, pues están involucrados agentes estatales y no municipales.

Con pancartas, los familiares del fallecido se reunieron en el parque principal, donde minutos antes de las 8 de la mañana caminaron gritando consignas contra la policía estatal, a quien acusan de dar muerte a Sulub Cimé luego de que lo “levantaron” el lunes a las 10:30 de la noche, en la esquina de la calle 21 con 54 de la colonia Ismael García, en el oriente de la ciudad.

El grupo de manifestantes caminó alrededor del parque, pasó frente a la iglesia de la Purísima Concepción y San José, sitio de taxis, y finalmente se plantaron frente a la sede de la Comuna, donde policías municipales que estaban de guardia y custodiaban el acceso a la planta alta tomaron fotos y grabaron vídeos.

Gaspar Sulub, de 45 años de edad, fue detenido el lunes a las 10:30 de la noche, lo bajaron de un automóvil de la plataforma Uber, fue un “levantón”, se lo llevaron vivo a Mérida, a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública, y el martes a las 6 de la mañana le dijeron a su pareja, Cindy Citlaly Aménica Pérez, a quien también detuvieron, que Sulub había fallecido de infarto.

No nos han entregado el cuerpo de mi hermano porque no aceptamos el dictamen de la Fiscalía, expresó María Sulub Cimé. Primero nos dicen que murió por un paro cardiaco y luego que fue por broncoaspiración.

Nos ponen como condición para que entreguen el cadáver que aceptemos y firmemos de conformidad que Gaspar murió por bronco aspiración, pero eso no es cierto porque lo mataron, dijo.

La causa, desconocida

Dafne Sulub Ramírez, hija de Gaspar, dijo que no les han dicho el motivo por el cual detuvieron a su papá y de qué lo acusaban.

Tanto en la Fiscalía como en la Secretaría de Seguridad Pública no les dan información; el cuerpo se los entregarían a las tres de la tarde de ayer jueves.

En las pancartas que desplegaron mostraron fotos del hoy occiso sometido presuntamente por policías municipales o estatales.

“Pagarás comandante Lobo Arceo por su asesinato”, “No estamos en guerra, estamos unidos”, “Malditos policías que empuñan su arma contra el pueblo”, “Si no hay justicia para el pueblo, que no haya paz para el gobierno, basta las muertes”, “Que muera la corrupción no el pueblo”, se leía en las pancartas.

Frente al Palacio Municipal los manifestantes gritaron pidiendo justicia: “Ayúdanos, Julián, aquí está la gente que votó por ti, solo queremos justicia, el cuerpo de mi hermano, queremos que paguen los policías asesinos”.

“Salte Zacarías, Julián da la cara, da respuesta a todo lo que pasa, queremos recuperar el cuerpo de mi hermano para darle sepultura”.

Poco después de que los manifestantes se plantaron frente al Palacio, una empleada les dijo que una comisión de cinco personas sería recibida por el alcalde, así que subieron, pero luego el director de la Policía Municipal, Emilio Caamal Gutiérrez, les dijo que podían entrar todos.

Los uniformados no permitieron el acceso de los reporteros: “Son órdenes de arriba”, dijo un policía.

Pero luego de 15 minutos, los manifestantes bajaron del Palacio Municipal, pues no estaba el alcalde y nadie los atendió. Se plantaron de nuevo frente la sede de la Comuna y arreciaron sus gritos de exigencia de justicia: “Julián, tocaste las puertas de nuestras casas para pedir nuestro voto, por qué no bajas para hablar con nosotros, da la cara”.

La protesta rindió frutos, pues minutos después llegó el alcalde, a quien rodearon los familiares de Sulub Cimé y le expusieron la arbitraria detención de Gaspar Avelino y de su sospechosa muerte; insistieron en que fue asesinado por agentes estatales y que no les quieren entregar el cuerpo para que le den sepultura.

Dafne y Flora, hijas del difunto, le dijeron al alcalde que quieren justicia, pues a su papá lo mataron los policías: “Julián, solo queremos justicia, que los policías responsables de esta muerte paguen, que no sea una más. El pueblo te apoyó, ahora apóyanos, sé que nada me va a devolver a mi padre”, dijo Flora en medio del llanto.

Haz limpieza de tu gente porque no tienes policías sino asesinos, le dijeron al alcalde. Los familiares insistieron en acusar a Flores Moo (ex director de la Policía Municipal de Progreso), y a Felipe Saidén Ojeda, titular de la SSP.

También expusieron que los policías municipales acosaban constantemente a Gaspar Cimé. No hay ningún policía detenido por el caso de la muerte del detenido.

Fuente: Diario de Yucatán

Leave a reply