jueves, enero 21

Feminicidio de Anabel pudo haberse evitado, afirman familiares

0
665

Juan Pablo acertó una puñalada en la que consideró el amor de su vida, Anabel, al ver que no moría decidió ahorcarla hasta que le rompió la tráquea, después tomó un arma de fuego y se quitó la vida para que se consumara el tercer feminicidio del 2019 que tuvo como escenario el municipio de Celestún.

Según testigos, los cuerpos de ambos fueron encontrados por uno de sus dos hijos, quien avisó a sus familiares que a su vez llamaron a las autoridades estatales, quienes emitieron un boletín de prensa donde dieron cuenta del hecho.

“Los constantes problemas de una pareja tuvieron este día un lamentable desenlace, informó la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), ya que el individuo mató a su mujer con arma blanca y después se suicidó con un disparo de escopeta”; cita el comunicado emitido por la SSP que dio cuenta del hecho.

Sin embargo, detrás de ese feminicidio existe una relación de violencia sistemática por parte del verdugo de la mujer, quien según sus parientes políticos, quienes solicitaron el anonimato, siempre temió por su vida por eso incluso lo abandonó por constantes agresiones que fue blanco por el hombre que le juró amor eterno.

Testimonios obtenidos por La Jornada Maya establecen que Juan Pablo intentó quitarse la vida cuando Anabel lo abandonó, esto durante el mes de agosto del año pasado, lo que generó que ella regresara a su lado.

Empero, los pleitos continuaron, pues él la celaba constantemente, la violencia machista continuó en aumento, a decir de sus parientes, el feminicidio se pudo evitar.

Un familiar del feminicida aseguró que Juan Pablo padecía de alguna enfermedad mental, por lo que estaba bajo tratamiento, consumía estupefacientes y practicaba boxeo de manera amateur.

Anabel había logrado conseguir un empleo como pastelera, además de dedicarse a la crianza de sus dos pequeños hijos.

La mañana de este viernes ambos perdieron la vida, a pesar de los gritos que generó el altercado entre ambos, nadie intervino, ni se llamó de manera preventiva a la policía de ese municipio, ubicado en la costa poniente de Yucatán.

 

Fuente: La Jornada Maya

Leave a reply