lunes, noviembre 18

Fiscales piden pena máxima para pareja que asesinó a policía de la SSP

0
231

Nidia P. E. y Ángel G. K., quienes enfrentan los cargos de homicidio calificado, homicidio calificado en grado de tentativa y daño en propiedad ajena, podrían recibir una pena de más de 60 años de prisión

En sus alegatos de clausura, los fiscales solicitaron las penas máximas para la pareja acusada de asesinar a un policía de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y herir de gravedad a otro, pues aseguraron que durante el desahogo de pruebas se demostró que los acusados actuaron con premeditación y traición.

El Tribunal Segundo de Juicio Oral, integrado por los jueces María del Socorro Tamayo Aranda, Sergio Marfil Gómez y Verónica de Jesús Burgos Pérez, emitirán hoy el fallo de este caso.

De resultar responsables, los acusados Nidia P. E. y su marido, Ángel G. K., pueden recibir condena de más de 60 años de prisión por los delitos de homicidio calificado, homicidio calificado en grado de tentativa y daño en propiedad ajena, todos cometidos contra servidor público.

En la audiencia realizada ayer en la sala siete del Centro de Justicia Oral de Mérida, los fiscales señalaron que se demostró que la pareja actuó con acuerdo previo para cometer el atentado contra los policías y utilizaron la frase “pásame las pastillas”, como la clave para que la mujer le diera a su marido una de las pistolas que llevaba ocultas en su bolso de mano.

Los fiscales insistieron en que la participación de la mujer fue importante en el atentado, pues ella llevaba las armas en su bolsa de mano y se puso de acuerdo para ocupar el asiento trasero del vehículo oficial, mientras que sus hijos lo hicieron en la otra unidad.

Indicaron que las calificativas de premeditación y traición se configuran primero porque se pusieron de acuerdo para cometer los hechos y la traición cuando aprovecharon que estaban en el asiento trasero de la patrulla y mientras estaban en calidad de víctimas el sujeto disparó en contra de los dos policías, y mató a Manuel Felipe Nery Blanco Méndez e hirió de gravedad a José Antonio Rodríguez Basto.

La participación activa de la mujer en estos hechos quedó demostrada con la prueba de rodizonato de sodio, que resultó positiva en las palmas de las dos manos, enfatizaron los fiscales.

Mientras tanto, la defensa insistió en su teoría de que el acusado tenía miedo fundado y eso lo llevó a cometer los hechos; insistieron en que la Fiscalía no demostró la participación de la mujer en estos hechos, pues solo cumplió con las indicaciones que le dio su cónyuge.

Fuente: Novedades de Yucatán

Leave a reply