lunes, abril 12

Fiscalía investiga como homicidio el caso de la niña que bebió ácido

0
248

 

Kimberly tenía ocho años y desde junio pasado vivía con su padre José del Carmen, quien había perdido la custodia y la tenía retenida por la fuerza.

La madre de la menor, Rocío del Carmen, decidió recuperarla por la vía legal, pero el pasado 18 de febrero sus conocidos le comenzaron a dar el pésame por la muerte de su hija.

Rocío no entendía por qué la gente le daba el pésame, pero cuando logró comunicarse con su expareja y le preguntó por la niña, éste le dijo: “Está en la morgue, ahí la puedes encontrar”.

El pasado 20 de febrero, Rocío sepultó a su niña, pero ahora busca justicia para esclarecer los hechos, mientras acusa a su expareja y a su actual pareja por la muerte de su hija.

Ingresada por ingerir ácido muriático

Aurelio Espinoza, director del Hospital General “Jesús Kumate”, donde fue atendida Kimberly, dijo en entrevista que la menor fue ingresada al área de Pediatría en diciembre de 2019, tras ingerir ácido muriático.

Explicó que una vez brindada la atención, fue dada de alta, pero a los tres días reingresó debido a que vomitaba todo lo que comía. Entonces fue intervenida quirúrgicamente, al confirmar que presentaba perforación interna.

Su evolución, sin embargo, fue negativa y luego de que su estado de salud se agravara, falleció el 17 de febrero pasado.

La madre fue agredida por su expareja

Dunia, abuela de la niña y madre de Rocío, cuenta que en mayo de 2019, su ahora exyerno se llevó a Kimberly, pese a que la madre había ganado la custodia total.

“Un miércoles él llegó por la niña; como establecía el convenio, tenía que devolverla el viernes, pero ya no regresó. Fue la última vez que tuvimos a la niña con nosotros”.

Señala que su hija presentó la denuncia correspondiente por la sustracción de menores, pero al ver que el caso no avanzaba, Rocío fue a buscar a su hija a casa de su expareja, pero fue agredida verbalmente y golpeada.

En la agresión participaron, además de José del Carmen, su pareja actual y la hermana de ésta, indicó Dunia.

“Mi hija se acababa de aliviar (dar a luz) y la golpearon. Obvio, tampoco le entregaron a la niña, a quien tenían dentro de la casa”.

Se enteraron del deceso por conocidos

La siguiente noticia que Rocío y Dunia recibieron sobre la pequeña Kimberly fue el pésame de familiares y conocidos la mañana del martes 18 de febrero.

“Nos empezaron a dar el pésame por la muerte de mi nieta. No entendíamos nada (…)”, cuenta la abuela de Kimberly, quien no se atreve a acusar a su yerno o a su pareja de haber obligado a la niña a beber el ácido, porque no tiene elementos, pero “de que fue una negligencia, tanto de autoridades como de médicos, lo fue”.

La Fiscalía investiga como homicidio

Sobre el caso, la Fiscalía General de Quintana Roo abrió la carpeta de investigación FGE/QROO/CAN/FEDCMRYRG/02/334/2020 por homicidio, el 17 de febrero, contra quien resulte responsable, luego de la muerte de la niñas.

El informe oficial señala que la pequeña, quien cumplió años el 20 de enero pasado, presentó choque séptico y quemaduras en el tubo digestivo por la ingesta de ácido clorhídrico.

Fuente: Diario de Yucatán.

Leave a reply