miércoles, noviembre 20

Flojo dinamismo en playas

0
250

Empieza a apreciarse una mayor presencia de bañistas en las principales playas de nuestro destino, en las que predominaron los visitantes nacionales, especialmente en los balnearios públicos libres o casi libres de sargazo, que disfrutaban del sol y de las buenas condiciones climáticas registradas durante la mañana.

Pese a ello, no se observa todavía la llegada masiva de turismo nacional a los principales balnearios públicos de la Zona Hotelera, entre otros motivos porque, al ser el período de asueto mucho mayor que en Semana Santa o Navidad, los visitantes arriban de manera paulatina y mientras unos llegan, otros alistan las maletas para regresar a sus ciudades de origen.

Prestadores de servicios turísticos consideraron que la temporada comenzará a apreciarse realmente desde la segunda quincena de julio hasta la segunda quincena de agosto y confiaron en que durante ese lapso puedan incrementar sus ingresos, tanto por propinas como por comisiones, según la actividad que desempeñen.

Tras llevar a cabo un recorrido por diferentes playas públicas de la Zona Hotelera, se pudo constatar que en balnearios públicos como Delfines, prácticamente libre de sargazo, el aforo no era demasiado importante, mientras que en Gaviota Azul, cubierta su orilla por una capa no demasiado abundante de sargazo, a comparación con otras ocasiones, el número de bañistas era mayor y a muchos no les importaba chapotear entre las algas que flotaban sobre el agua en pequeñas cantidades.

Los más pequeños disfrutaban a lo grande; algunos levantaban castillos de arena que mostraban orgullosos a sus papás, mientras que la mayoría chapoteaba a la orilla del mar y algún que otro, encaramado en colchones inflables, jugaba a navegar las aguas y se sentía capitán de un galeón, mientras un adulto jalaba del extremo de su improvisada embarcación.

En Las Perlas, las rústicas palapas que no tienen costo alguno estaban ocupadas por alimentos y bebidas de los usuarios que decidieron pasar la mañana del viernes disfrutando del sol, el mar y la arena en uno de los balnearios más tranquilos de la Zona Hotelera, ideal para las familias con niños pequeños.

El esfuerzo del personal a cargo de la limpieza de playas queda opacado en virtud que más tardan los trabajadores en despejar el litoral de sargazo que las hierbas marinas en aparecer de nueva cuenta, aunque afortunadamente, al menos por el momento, en mucha menor cantidad de la esperada.

Playa Langosta y su prolongación Pez Volador son de los balnearios públicos favoritos de los cancunenses, que aprovechan las vacaciones estivales para disfrutar unas horas al aire libre y llenar sus pulmones con la sana brisa marina que se respira.

Aunque en varios puntos se pueden arrendar sombrillas acompañadas de su respectiva mesa y cuatro sillas, por precios que oscilan entre los 200 y los 300 pesos, según la playa, amén de si se trata de turistas o locales, son muchos los usuarios que prefieren llevar consigo este tipo de implementos e incluso improvisan asientos con las neveras en las que guardan las bebidas de su preferencia.

Fuente: PorEsto

Leave a reply