martes, julio 16

Ford, víctima colateral de los aranceles de Trump a los autos chinos

0
87

La compañía canceló los planes de importar a Estados Unidos, desde una planta en China, el modelo Focus Active .

Ford Motor canceló los planes para importar a Estados Unidos un nuevo modelo desde una planta en China por los aranceles del presidente Donald Trump.

La maniobra de Trump para golpear a los autos construidos en China con un impuesto adicional del 25 por ciento en julio socavó la rentabilidad del Focus Active que Ford planeaba comenzar a enviar a Estados Unidos dentro de un año, dijo Kumar Galhotra, presidente de la firma en América del Norte, en una conferencia.

La compañía decidió que no valía la pena invertir más dinero en un vehículo que habría tenido menos de 50 mil unidades vendidas por año en lo Estados Unidos.

“Nuestro punto de vista sobre Focus Active fue que, dados los aranceles, obviamente nuestros costos serían sustancialmente mayores”, dijo Galhotra. “Nuestros recursos podrían ser mejor implementados”.

Con Trump tratando de reescribir los acuerdos comerciales en múltiples frentes, los fabricantes de automóviles están ansiosos por saber dónde armarán automóviles y conseguirán piezas para ellos.

Además de las tarifas ya implementadas para los automóviles importados de China, la administración también ha amenazado con fuertes aranceles sobre los vehículos enviados desde Europa y tiene un acuerdo preliminar con México para exigir que más trabajadores y componentes sean fabricados por trabajadores con salarios más altos para evitar aranceles.

El estado financiero de Ford se ha estado deteriorando, ya que se ha dependido demasiado de las operaciones de América del Norte que han visto mermar los márgenes de ganancia.

Moody’s Investors Service esta semana rebajó la calificación crediticia de la compañía y quedó sólo a un paso de la categoría ‘basura’.

El mes pasado, las acciones de Ford cayeron a menos de 10 dólares por primera vez desde 2012. Las acciones caían este viernes 2.27 por ciento a 9.48 dólares en Wall Street.

La cancelación del Focus Active es la última acción de Ford en su estrategia de evolución frecuente para autos de pasajeros globales.

La compañía había planeado trasladar la producción del Focus a México, provocando regaños de Trump en el periodo previo a las elecciones de 2016. El año pasado, Ford decidió cambiar la producción a China.

Galhotra dijo que Ford construye alrededor del 80 por ciento de los autos que vende en los Estados Unidos y otro 15 por ciento se ensambla en Canadá y México.

El resto de sus entregas se compone principalmente de dos modelos importados de India y España: el crossover EcoSport y la furgoneta Transit Connect.

Fuente: El Financiero

Comments are closed.