lunes, agosto 19

Francia pondrá un impuesto digital a Facebook y Google, pese a la amenaza comercial de EU

0
274

El Senado francés aprobó una ley para imponer un impuesto de 3% a empresas de tecnología global. Antes, EU dijo que examinaría si este cobro perjudicará a sus firmas bajo la misma herramienta que usó para imponer gravámenes a China.

Francia no retrocederá en el impuesto que ha contemplado para compañías como Facebook y Google de Alphabet, incluso después de que Estados Unidos sugirió que podría utilizar herramientas comerciales de represalia.

El Senado francés aprobó un proyecto de ley este jueves para imponer un impuesto de 3 por ciento a las empresas de tecnología global con al menos 750 millones de euros (845 millones de dólares) en ingresos mundiales y ventas digitales por un total de 25 millones de euros en Francia.

EU dijo el miércoles que examinará si el impuesto perjudicaría a sus firmas de tecnología, acudiendo a la llamada investigación de la Sección 301, la misma herramienta que el presidente Donald Trump utilizó para imponer aranceles a los productos chinos por el presunto robo de propiedad intelectual del país.

Francia indicó que el impuesto digital es conforme a las normas internacionales y que no aceptará el uso de herramientas comerciales para tratar de frustrarlo.

“Creo profundamente que, entre aliados, podemos y debemos resolver nuestras diferencias sin acudir a las amenazas”, dijo el ministro de Hacienda francés, Bruno Le Maire, en un discurso en el Senado. “Francia es un estado soberano que decide sus medidas fiscales con soberanía y seguirá tomando decisiones fiscales soberanas”.

Con la aprobación del proyecto de ley, Francia se convertirá en el primer país de la Unión Europea en imponer un gravamen de este tipo, y otras naciones, entre ellas el Reino Unido y Alemania, están evaluando impuestos similares. Un impuesto digital generalizado en toda la UE no obtuvo consenso en el bloque de 28 países este año. Francia fue uno de los principales defensores de un impuesto a nivel regional sobre los ingresos de las tecnológicas de publicidad digital, ventas de datos de usuarios y servicios similares —el llamado impuesto GAFA (acrónimo de Google, Apple, Facebook y Amazon.com).

Primera investigación
La legislación, que entra en vigencia de manera retroactiva a partir del 1 de enero de 2019, está dirigida a cerca de 30 empresas en todo el mundo. Si bien la mayoría serían estadounidenses, la lista también incluiría empresas chinas, alemanas, británicas e incluso francesas. Afectaría a las empresas que se benefician por proporcionar servicios digitales a usuarios franceses.

El presidente Emmanuel Macron tiene dos semanas para firmar o proponer cambios a la legislación. Los presidentes franceses rara vez modifican las leyes una vez son aprobadas por el Parlamento. Solo ha sucedido tres veces en los últimos 40 años.

Le Maire dijo que habló con el secretario del Tesoro de EU, Steven Mnuchin, el miércoles, y señaló que es la primera vez en la historia de las relaciones entre los dos países que Washington ha abierto una investigación a la Sección 301 contra Francia.

Tensión comercial
La aprobación de esta ley y la investigación de EU amenazan con tensar aún más los lazos transatlánticos mientras las dos partes se preparan para negociar un acuerdo comercial limitado sobre productos industriales. En el pasado, el gobierno francés solicitó a EU trabajar de la mano con Europa en la OCDE para llegar a un “impuesto digital justo”.

Estas conversaciones de la OCDE se han acelerado en los últimos meses. Le Maire reiteró que Francia aboliría su impuesto a las ganancias si se llega a un acuerdo en la OCDE.

Estados Unidos dijo que su representante comercial, Robert Lighthizer, cuenta hasta con un año para examinar si el plan fiscal de Francia perjudicará a las tecnológicas estadounidenses y sugerirá soluciones.

Bajo la Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974, el presidente tiene autoridad para imponer aranceles o tomar otras medidas restrictivas si se determina que las reglas comerciales de un país extranjero perjudican a empresas estadounidenses.

Reunión del G-7
La medida se produciría a la par que progresan lentamente conversaciones sobre un acuerdo comercial transatlántico limitado sobre productos industriales, ya que Estados Unidos y la UE están en desacuerdo sobre si incluir la agricultura en el acuerdo final. Francia es el país que más se opone firmemente a hacer concesiones agrícolas. La amenaza de Trump de imponer un arancel de hasta 25 por ciento en las exportaciones de automóviles europeos también ha generado duda en las negociaciones.

La próxima semana, ministros de Hacienda y banqueros centrales hablarán sobre tributación, competencia internacional y economía digital, en una reunión del Grupo de los Siete en Chantilly, Francia.

Fuente: El Financiero

Leave a reply