miércoles, diciembre 11

Frustración y gran tristeza

0
157

Tizimín, Yuc.-  Gran tristeza y frustración ha dejado entre la comunidad Amistad Cristiana, que en plena Semana Mayor destruyeran el templo de Dios donde se reunían a celebrar las enseñanzas de Jesús; esta situación se deriva de un litigio por ese predio.
Las familias pertenecientes a esta congregación ahora no cuentan con un espacio donde llevar al cabo sus enseñanzas tanto a los niños, jóvenes y adultos, que sólo tenían este lugar donde podían compartir las enseñanzas de Jesús. Varias hermanas, al ver en ruinas el templo de Dios lloraron, e incluso, imploraron al Señor perdón por los que mandaron derruir la iglesia.
El pastor Fernando Castillo, director de la iglesia Amistad Cristiana, dijo creer que no están haciendo nada malo y están pidiendo a Dios que todo salga bien.
“Por algo pasa las cosas: Creemos que viene algo mucho mejor”, dijo serenamente el líder eclesiástico, que no daba crédito a lo que veían sus ojos el pasado lunes, al ver en ruinas el templo que con mucho esfuerzo lograron edificar para instruir al pueblo tizimileño.
“Los patios de la iglesia nunca estuvieron abandonados, habíamos construido con recursos de la iglesia y con trabajo de misioneros; lamentamos dicha actitud, porque nadie nos notificó.
Nosotros somos una iglesia basada en valores; fomentamos que haya hombres y mujeres de bien para esta ciudad. No estamos haciendo nada malo.
Somos pacíficos y el terreno también así se adquirió, pero con la sorpresa que nos llevamos, pedimos a Dios que todo salga bien, por algo pasa las cosas; creemos que viene algo mucho mejor”, externó muy conmovido el líder de la congregación.
En el patio, cerca de la barda, quedaron tiradas las sillas, las bocinas, en un lado del templo derruido estaban los ventiladores, las chalupas y focos de lo que un día fue la estructura de adoración, que quedó reducida a escombros y hierros retorcidos.

Comments are closed.