viernes, octubre 18

Fuerte operativo en los alrededores del penal de Mérida

0
346

Los hombres, que viajaban en un vehículo con placas de Q. Roo, fueron detenidos con varios tabiques de mariguana y cocaína

Un operativo montaron la mañana de ayer elementos de la Policía Estatal en las inmediaciones y calles alrededor del penal y el Centro de Justicia Oral de Mérida, por la audiencia que se instruía en contra de cuatro sujetos ligados con el crimen organizado de Quintana Roo.

Los sospechosos Jesús T. P., Isabelino R. L., Javier H. J. y Manuel A. F. C., que fueron aprehendidos con varios tabiques de mariguana y cocaína, luego de una persecución por el Anillo Periférico.

Los presuntos delincuentes fueron presentados ante la juez de control Suemy del Rosario Lizama Sánchez para que respondan por los delitos contra la salud en su modalidad de posesión con fines de suministro del narcótico denominado cannabis y posesión simple de cocaína, que denunció Pedro Edmundo González Esquivel, comandante en turno del cuartel de la Secretaría de Seguridad Pública.

El operativo incluyó un carro blindado estacionado a las puertas del reclusorio, con agentes armados, recorridos constantes de unidades policiacas con las luces prendidas y sus elementos con pasamontañas y portando armas largas.

Incluso había policías vestidos de civil por los alrededores y hasta en los pasillos del Centro de Justicia, eso sin contar con que también había personal en el túnel y exclusas que comunican con el penal.

La juez determinó imponerles a estos sujetos la medida cautelar de prisión preventiva temporal y establecer que la audiencia de vinculación se efectúe el 21 de junio.

Los hechos que se les imputan se dieron la madrugada del 14 de junio cuando elementos de la SSP se encontraban efectuando sus labores de vigilancia a la altura del kilómetro 5 del Anillo Periférico y de pronto fueron rebasados por un vehículo Passat, con placas UVY050D de Quintana Roo, que iba con exceso de velocidad.

Por tal motivo, les pidieron que se detuviera y al no hacerlo, le dieron alcance dos kilómetros y medio después, al cerrarles el paso luego de una breve persecución.

Los tipos se pusieron bravos e insultaron a los agentes, al igual que para que no los detenga ofrecieron que les darían dinero si los dejaban ir.

Sin embargo, los policías no se prestaron a esa situación y más porque vieron que uno de los ahora procesados llevaba en la cintura un arma de fuego.

Fuente: Novedades de Yucatán

Leave a reply