jueves, octubre 1

Google quiere mejorar la protección de tus datos… y para ello busca más control sobre Android

0
238

Para poder lograr su objetivo, la firma de Alphabet primero tendrá que arreglar el popular sistema operativo, que a lo largo de su historia ha presentado fallas de seguridad.

La conferencia de desarrolladores de I/O de Google dio inicio este martes. Como cada año, la compañía presenta nuevas formas en las que los datos de los usuarios pueden mejorar las aplicaciones, los sitios web y otros servicios en los teléfonos inteligentes. Esta vez, el gigante de internet intenta convencer al mundo de que es un administrador responsable de toda esa información.

Pero, para poder lograr su objetivo, Google primero tendrá que arreglar Android, un sistema operativo móvil muy popular pero con fallas de seguridad.

Google ya ha comenzado a subrayar con qué cuidado maneja la información personal compartida por miles de millones de personas. La unidad de Alphabet lanzó una herramienta la semana pasada que permite a las personas eliminar automáticamente su ubicación y su navegación web. El director ejecutivo, Sundar Pichai, dijo a los analistas que los ejecutivos de la compañía están “felices de ser líderes de opinión” en temas de privacidad.

Aunque Google puede ofrecer a los consumidores más opciones sobre cómo se usan los datos para la búsqueda, los mapas y otros servicios, no tiene el mismo control sobre Android. El sistema operativo móvil funciona en muchos más dispositivos que el de su rival de Cupertino, pero Apple tiene mucho más control sobre los parches de seguridad y otras actualizaciones de software para iPhone.

Cuando Apple lanza una nueva versión de su sistema operativo iOS, los propietarios de iPhone pueden simplemente descargarla e instalarla. Más de 90 por ciento de los iPhone y iPad ejecutan el último iOS o la versión anterior.

Para Android, el proceso es mucho más complicado. Requiere que los proveedores de servicios inalámbricos, los fabricantes de teléfonos móviles y los proveedores de semiconductores hagan funcionar las últimas mejoras de software. Algunos de estos socios son reacios a ayudar. Solo 21.5 por ciento de los dispositivos ejecutan la versión 2017 de Android y no hay datos para el lanzamiento del año pasado, llamado Pie, según datos de la empresa de octubre. Eso significa que muchos teléfonos Android no reciben los últimos parches de seguridad, lo que socava las afirmaciones de Google de que la información del usuario está segura en las manos digitales de la empresa.

Google ha intentado repetidamente solucionar este problema. Hace dos años, lanzó Project Treble para intentar acelerar las actualizaciones de Android. El año pasado, Google redactó un nuevo mandato en su contrato con los fabricantes de teléfonos con Android, el cual les exige proporcionar actualizaciones de seguridad del software durante al menos dos años para los teléfonos populares, según The Verge.

Project Treble simplifica el trabajo que deben hacer los fabricantes de chips para que las actualizaciones de Android funcionen correctamente con los procesadores de teléfonos más antiguos y el software relacionado. Ha progresado, pero existen otros impedimentos para que las actualizaciones lleguen a las manos de todos los usuarios de Android.

Google está planeando otra revisión, según personas familiarizadas con la situación. Con ella, intentará hacer que las aplicaciones más recientes y otro software funcionen mejor con los teléfonos que ejecutan versiones anteriores de Android. La compañía ha estado trabajando en esta actualización durante varios meses y puede revelarla esta semana durante la conferencia, dijeron las personas, quienes pidieron no ser identificadas por tratarse de planes privados. Google declinó hacer comentarios.

El panel de control de desarrolladores de Android, de Google, ha seguido el progreso de la compañía en este desafío durante años. No se ha actualizado desde octubre, aunque Google puede compartir las cifras actualizadas esta semana.

Los problemas de privacidad y seguridad de los datos se han vuelto más urgentes desde el alboroto por la firma de consultoría Cambridge Analytica, la cual accedió indebidamente a la información de millones de usuarios de Facebook. El gigante de las redes sociales predicó la privacidad durante su conferencia de desarrolladores a principios de este mes. Y las campañas publicitarias de Apple ahora ofrecen lemas como este: “Si la privacidad es importante para tu vida, debería ser importante para el teléfono en el que está tu vida”.

Algunos contratiempos de alto perfil no han ayudado a Google. En 2015, un investigador de seguridad encontró un error denominado Stagefright que permitía a los piratas informáticos ingresar a los teléfonos de los usuarios simplemente enviándoles un mensaje de texto. En 2017, se encontró otra vulnerabilidad que permitía a los atacantes monitorear el tráfico de Wi-Fi en casi la mitad de los teléfonos con Android, los que no tenían la versión más reciente del software. En estas situaciones, Google tuvo que confiar en los fabricantes y los proveedores de servicios inalámbricos para distribuir los parches de seguridad rápidamente.

Una desaceleración generalizada en el mercado de los teléfonos inteligentes también dificulta a Google persuadir a los socios de Android para que utilicen el último software. Pero Google seguirá presionando. Un nuevo software generalizado significa que más teléfonos pueden ejecutar los servicios más recientes de Google, como su asistente de búsqueda por voz.

Google, de Alphabet, también está trabajando en un potencial sucesor de Android que funcionaría de forma más natural con una gama de dispositivos futuristas.

Otra parte de la estrategia de Google es vender sus propios teléfonos. Google controla el hardware y el software que se incluyen en sus productos Pixel, por lo que es más fácil para la empresa impulsar nuevos parches de seguridad y otras actualizaciones en esos dispositivos. Sin embargo, los teléfonos Pixel no se han vendido bien; por esto, la compañía presentó este martes un teléfono que es casi 50 por ciento más barato que el Pixel de 800 dólares.

Fuente: El Financiero

Leave a reply