sábado, agosto 8

Hallan narco-campamentos

0
321

En la zona limítrofe entre Campeche y Quintana Roo han sido hallados campamentos temporales utilizados presuntamente por los narcotraficantes durante sus operativos de trasiego de droga, revelaron fuentes bien informadas que abordaron al reportero de POR ESTO!.

De acuerdo con nuestros informantes, en los últimos años, los traficantes también han estado saqueando la poca madera que queda en la zona, en complicidad con algunos productores agrícolas, que intencionalmente han devastado grandes extensiones de selva baja para ampliar sus plantaciones de sorgo, maíz y soya.

Al principio de la presente administración se tuvo conocimiento de una primera incursión de personal armado (Gendarmería) y Ejército Mexicano, para frenar la tumba de montes precisamente en sitios como Vicente Guerrero e Xmabén.

Sin embargo, estas prácticas nocivas continúan en comunidades como Xmabén, Ukum, Chencoh, Chun Ek, entre otras, mismas que hasta hace una década contaban con amplias superficies de selva alta y baja, pero que ahora presentan enormes claros donde se practica la agricultura.

Narco-campamentos temporales

Durante las incursiones de las diversas corporaciones armadas, entre las que destacan el Ejército, la Gendarmería y la Guardia Nacional, se ha tomado conocimiento de la existencia de narco-campamentos, que en forma recurrente son construidos y usados por narco-aviadores y sus asistentes en tierra. Una vez que estos sitios han cumplido con su cometido se procede a su abandono.

La ruta y los escondrijos del narco son los mismos que usan los traficantes de madera, especies en vías de extinción, y cazadores furtivos. En la cadena de ilegalidad participan tanto locales como foráneos, pero también autoridades corruptas, que son las encargadas de facilitarles las cosas a los grupos delincuenciales.

En el comercio ilegal de fauna salvaje para consumo humano o para servir de ornato, siempre han estado involucradas las autoridades locales, sobre todo los comisarios ejidales, quienes a cambio de destruir el medio ambiente reciben algunos pesos de parte de los delincuentes.

Lejos de disminuir la participación de ciudadanos locales en las actividades ilícitas, la ampliación de superficies agrícolas también ha funcionado como un imán para atraer a los narcotraficantes.

En la zona han sido decomisados por la autoridad federal miles de metros cúbicos de madera, toneladas de carbón vegetal, vehículos automotores, aserraderos móviles, motores eléctricos, sierras circulares y cepillos industriales.

Aunque se sabe quiénes financian los ilícitos, hasta el momento son pocas las personas que están siendo procesadas por la comisión de ilícitos del fuero federal en contra del medio ambiente.

También se recuerda cómo en los años 90 tuvo lugar el aseguramiento por parte de autoridades federales de por lo menos dos camiones con sistema Thermo King, en los que eran almacenados pavos de monte, pecarís de collar, chachalacas, venados y otros animales que tenían como destino el creciente mercado de carne salvaje.

El tema de los narco-campamentos

A los talamontes y cazadores furtivos se han sumado ahora los narco-aviadores y sus apoyos en tierra, mismos que mediante la contratación de personal local y una vez que han localizado determinado sitio para aterrizaje o bombardeo de droga, llevan a cabo un operativo para montar un campamento y trazar rutas de salida, para lo cual usan maquinaria pesada y vehículos todoterreno.

En los casos de bombardeo de droga en la zona limítrofe entre Campeche, Yucatán y Quintana Roo, emplean este procedimiento los narcotraficantes, sin importarles los daños que ocasionen a la selva y los recursos naturales.

Fuente: Por Esto

Leave a reply