sábado, junio 6

Hay hambre pero también obesidad en el mundo

0
340

 

En el mundo hay más de más de 820 millones de personas que padecen hambre, en tanto que 672 millones de adultos y 124 millones de niños y niñas de 5 a 19 años de edad tienen obesidad, y más de 40 millones de niños menores de 5 años tienen sobrepeso.

Esto ocurre porque una combinación de dietas poco saludables y estilos de vida sedentarios ha disparado las tasas de obesidad, no solo en los países desarrollados, sino también en los países de bajos ingresos, y en estos últimos el hambre y la obesidad coexisten.

Eso explicó ayer Alina Dione Marín Cárdenas, coordinadora de la Licenciatura en Nutrición de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Yucatán, al tomar parte en la conmemoración que tuvo lugar en la Escuela Primaria Carlos Castro Morales por el Día Mundial de la Alimentación.
Dijo también que la acción colectiva en 150 países es lo que hace del Día Mundial de la Alimentación uno de los días más destacados del calendario de las Naciones Unidas, con cientos de eventos y actividades de divulgación que aúnan a gobiernos, empresas, ONGs. agencias de medios de comunicación, ciudades y organizaciones de la sociedad civil.

Todas estas actividades promueven la conciencia y la acción en todo el mundo buscando construir soluciones para aquellos que padecen hambre, y nos recuerdan la necesidad de garantizar una alimentación sana para todos.

Cambios negativos

Asimismo llamó la atención sobre el hecho de que en las últimas décadas han cambiado las dietas y los hábitos alimentarios como resultado de la globalización, la urbanización y el aumento de los ingresos, y se ha pasado del consumo de los alimentos de temporada ricos en fibra, a dietas hipercalóricas con un alto contenido de almidones y azúcares refinados, grasas y sal, y al consumo de alimentos elaborados, lo que se agrava porque hoy en día se dedica menos tiempo a la preparación de comidas hechas en casa y los consumidores, sobre todo los de las zonas urbanas, dependen cada vez más de los establecimientos de comida rápida para llevar.

Recomendaciones alimenticias

En este punto, propuso lo siguiente:
Aumentar nuestra ingesta de frutas, verduras, leguminosas, frutos secos y alimentos ricos en fibra.
Consumir menos alimentos y bebidas con alto contenido de azúcares refinados, grasas saturadas o sal.
Tener en cuenta el impacto ambiental de los alimentos que comemos.

Reducir o eliminar el consumo de alimentos industrializados y precocinados para favorecer alimentos más diversos y tradicionales en un esfuerzo por apoyar la biodiversidad local.
Aprender o revisar las enseñanzas sobre alimentos locales y de temporada, sus valores nutricionales, y cómo cocinarlos y conservarlos.

Finalmente pidió unir esfuerzos no solo en el Día Mundial de la Alimentación, sino todos los días del año para lograr tener un mundo sin hambre.

Fuente: Por Esto.

Leave a reply