sábado, octubre 24

Impacto ambiental por ‘invasión’ de ciénega en tramo Progreso-Chicxulub

0
400

Desde sistemas de televisión por cable y satelital hasta postes de concreto para alumbrado público, “adornan” las endebles casas que cientos de personas construyeron de manera ilegal en terrenos insalubres ubicados en el tramo Progreso-Chicxulub.

Aunque el problema de la “invasión” de la ciénaga no es nuevo, en la actualidad presenta una faceta digna de sorprender: atrás quedaron aquellas construcciones que iniciaron como cuadros de madera y láminas de cartón, ya que hoy son viviendas cimentadas con cemento y bloques de concreto.

Durante un recorrido realizado en aproximadamente dos kilómetros se observó desde esqueletos de nuevas viviendas hasta construcciones de dos plantas que se edificaron en terrenos de competencia federal.

Con base en información recabada, desde hace unos 20 años surgió el problema de la invasión de terrenos en la zona, y en la actualidad hay más de 500 familias, principalmente de Veracruz, Tabasco y Campeche.

En el trayecto son cada vez más evidentes las afectaciones provocadas al mangle, debido a la tala inmoderada, así como la contaminación que ocasiona los desechos líquidos y sólidos, como envases, bolsas, cartón y escombro que se encuentran en montículos por todos lados, listos para ser utilizados como relleno y ganar más espacio.

Son cada vez más evidentes las afectaciones provocadas al mangle, debido a la tala inmoderada
También se encontraron bajareques, láminas de aluminio y cartón a orillas de la ciénaga para la construcción de nuevos cuadros, lo que representa grave peligro para sus habitantes y los ocupantes de las zonas aledañas, debido al daño que origina al ecosistema, así como a la salud, por la constante humedad a la que están expuestos los “paracaidistas”.

El recorrido incluyó visitas a los asentamientos irregulares ubicados desde la colonia Colosio, Esperanza, Centro, Benito Juárez y hasta la denominada Divino Niño, en la población de Chicxulub, en esta última área, los aproximadamente 300 colonos exigieron al gobierno municipal el reconocimiento de sus casas. Sin embargo, continúan establecidas en terrenos forestales reconocidos por la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa).

Cabe destacar que la zona natural ha sido y sigue siendo rellenada de manera paulatina con basura y otros materiales, lo que ha provocado severo daño al entorno. También se observó, durante el recorrido, a un par de habitantes que realizaba mediciones a espaldas de una construcción y quienes incluso derribaban algunos gajos de vegetación.

Daños a la salud
Hay que hacer mención de los daños a la salud que representa vivir en condiciones insalubres, así como las afectaciones al ecosistema marino, debido a que la ciénaga es zona de anidación de diversas especies de peces, mariscos, reptiles y aves, las cuales poco a poco desaparecen.

Otro de los peligros latentes a los que están expuestos son los “nortes” y ciclones que por cuestiones geográficas afectan a la Península, como ejemplo, el frente frío 10, que hace unos días causó estragos al territorio yucateco.

Durante varios años, personal de la Profepa acudió en diversas ocasiones a verificar los asentamientos ilegales constatando las afectaciones provocadas al área natural; sin embargo, pese a la clausura de los espacios, no se pone fin al problema.

En el periodo de la administración estatal de la ex gobernadora Ivonne Ortega Pacheco, las familias que en aquel entonces vivían en las mismas zonas fueron reubicadas hacia Flamboyanes, pero poco duró, pues unos años más tarde llegaron a establecerse más personas, sin que hasta el momento se ponga solución a la “invasión”.

Al hacer este reportaje, el equipo de Novedades Yucatán se encontró con un clima hostil por parte de los ocupantes que salieron a las puertas de sus casas, y algunos hasta los siguieron en motocicletas para vigilar las acciones que se llevaban a cabo.

La ex comisaria de Chicxulub Puerto, María Elena Figueroa León, aseguró que durante sus tres años de gestión nada pudo hacer para remediar el problema de la “invasión” de la ciénaga desde la entrada del puerto hasta la zona de antros, lo que abarca aproximadamente dos kilómetros, debido al desinterés de las autoridades municipales.

La ex comisaria de Chicxulub Puerto, María Elena Figueroa León, aseguró que durante sus tres años de gestión nada pudo hacer para remediar el problema de la “invasión” de la ciénaga
Explicó que el problema comenzó hace aproximadamente 20 años, primero con el establecimiento de vecinos del puerto que no contaban con espacios dónde vivir e iniciaron su asentamiento en terrenos irregulares. En la actualidad hay más de 500 familias, muchas de otros estados.

Con base en información proporcionada, durante el primer año de gestión, en 2015, Figueroa León expidió diversos documentos, entre ellos cartas de vecindad, que tiempo después le ocasionaron una serie de demandas por supuestas concesiones para que los “invasores” ocuparan de manera legal los espacios.

“Me demandaron en Profepa porque yo estaba regalando terrenos y era mentira, la gente que fue dijo que estaba dando apoyos, pero eran cartas de vecindad, al final un abogado me ayudó; ya les dijimos a todos que no son espacios para vivir”, concluyó.

Fuente: Novedades Yucatán

Comments are closed.