martes, abril 7

Infartos, primera causa de muerte en Yucatán

0
504

Hombres, de dos a tres veces más propensos a sufrir un ataque al corazón

“Yucatán está por encima de la media nacional de pacientes que mueren por infarto, con arriba de tres mil casos al año; la segunda causa de muerte son las enfermedades relacionadas con la diabetes, lo que produce alrededor de mil quinientos fallecimientos; le siguen los cuadros de enfermedades renales y hepáticas, que causan más de mil decesos; las enfermedades vasculares cobran 700 vidas al año y, finalmente, la neumonía e influenza, junto a los accidentes de tráfico, causan más de 600 muertes anuales”, sostuvo el titular de la Academia Mexicana en Medicina de Urgencia, Carlos García Rosas, durante el anuncio del XIV Congreso Nacional en Medicina de Urgencia, que se llevará a cabo en el hotel Hyatt, del 20 al 23 de noviembre.

Justamente la diabetes, una vida sedentaria, la obesidad, el consumo de alcohol, tabaco y/o drogas, una dieta no saludable, junto a antecedentes familiares, la edad y el sexo, son las causas más comunes de ataque al corazón y los hombres tienen de dos a tres veces más posibilidades de sufrir infartos.

Agregó que “el número de urgenciólogos con especialidad es muy bajo, se necesitan unas nueve mil 500 plazas para cubrir todos los servicios de urgencias del país, pero hay cuatro mil 500 médicos de urgencias y sólo 30 por ciento está certificado”.

Informó que en Yucatán hay alrededor de 50 médicos de urgencias certificados, al tiempo que aclaró que los únicos responsables de la certificación en medicina de urgencias es el Consejo Mexicano de Medicina de Urgencia.

¿Por qué en Mérida?

El especialista indicó que es la primera vez que la Academia organiza un congreso en Mérida, y que decidieron realizarlo aquí por la incidencia mencionada de infartos, diabetes y accidentes, sobre todo en el periférico, que mata mayoritariamente jóvenes entre 15 y 30 años.

“La medicina de urgencia ve todo eso y son los médicos de primer contacto los que deben estar preparados y capacitados para poder salvar la vida de estos pacientes cuando concurren a los servicios de urgencia”, acotó.

Puntualizó, además, que en el estado hay una alta incidencia de alcoholismo y desnutrición, y que el consumo de drogas ilícitas ha aumentado no sólo aquí, sino en el país, “anteriormente éramos transportadores y ahora somos consumidores, y se ha incrementado el consumo en 500 por ciento en los últimos cinco a siete años”.

Durante el Congreso se abordarán temas de urgencias médicas, al tiempo que se dictarán talleres como el del galeno estadounidense Timothy Wiegand, en coordinación con Michael Mullins, impartirá un taller sobre toxicología, en tanto Ernesto González hablará sobre uno de los temas que afecta a la población de la península como son los animales de ponzoña.

Deficiencias del sistema prehospitalario

Aseguró que el talón de Aquiles de las urgencias es que no existe un sistema prehospitalario, “tenemos un sistema de pocos recursos, y deja mucho que desear porque no todos los que están ahí son personal capacitado, bien entrenado. No hay recursos, porque a dos cosas le recortan en este país a la salud y a la educación, cuando son prioridades de la Constitución”.

Afirmó que los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) tienen un presupuesto similar al de México, sin embargo, cuando se compara a nuestro país con ellos, vemos que “en pacientes infartados nos morimos tres veces más que pacientes de la OCDE, de 2.5 a 2.7 veces más los diabéticos descompensados, y 2.3 veces más los pacientes con derrame cerebral. Entonces, lo primero que tenemos que hacer es reflexionar sobre lo que estamos haciendo mal”.

Dijo, también, que en el país tenemos una demanda de cien mil consultas diarias, esto es, 40 millones de consultas al año, lo que quiere decir que en dos años y medio el país entero habrá pasado por los servicios de emergencias.

Por su parte, Rodick Babakhanian, de Reino Unido, profesor de emergencias médicas pediátricas en la Universidad de Edimburgo, explicó que el problema de las emergencias médicas es a nivel global, porque hoy en día la gente vive más, hay más demanda y por ello están atiborradas las salas de emergencia.

“Estamos en el mismo bote, enfrentamos problemas similares en el mundo. Todos deberían tener acceso al cuidado médico, pero desafortunadamente muchos no tienen el tratamiento que quisieran. Si la gente no tiene acceso a la prevención, las cosas se complican, y van a la sala de urgencias cuando el daño ya está hecho”, señaló.

Finalmente, el médico García Rosas hizo un llamado a la reflexión de que juntos sumemos para brindar una atención de calidad, pero se trata de visibilizar lo que estamos diciendo “en Yucatán se mueren tres mil de infarto, mil 500 de diabetes, mil de hígado, 700 de enfermedades vasculares. Esto a cualquier secretario de salud le debería de importar, a cualquier gobernante debería preocuparle cómo atenderlas y cómo disminuirlas”, concluyó.

Fuente: La Jornada Maya

Leave a reply