lunes, noviembre 11

“Inflan” casi al doble la nómina del Congreso

0
466

CHETUMAL, 16 de junio.- Dispendio sin límite impregna el Congreso del Estado, ya que estudios del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) indican que la actual XV Legislatura infló la nómina del Congreso casi al doble, pues cuando inició en 2016, había 389 plazas y en 2018, se llegó a 609 empleados.

Con ayuda del diputado Eduardo Martínez Arcila y su grupo de camarillas en el Poder Legislativo, se han logrado acomodar a decenas de funcionarios al interior del Congreso local, muchos de ellos identificados como presuntos aviadores que cobran sin trabajar, tratándose de amigos, allegados y/o recomendados de los diputados de la XV Legislatura.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) reveló la sobrecarga burocrática que, de manera injustificada, se dejará como herencia a la siguiente XVI Legislatura, que asumirá funciones el próximo 3 de septiembre.

A través del estudio Informe Legislativo, que de manera anual realiza y presenta el Imco se demuestra que en tan sólo dos años, entre 2016 y 2018, los diputados inflaron casi al doble la nómina del Congreso.

En 2016, que correspondió al último año de la XIV Legislatura, se tenía un total de 389 plazas en el Congreso de Quintana Roo, sin contar a sus 25 legisladores; mientras que en 2018, siendo el segundo año de la XV Legislatura, se informó que el personal aumentó a 609 empleados, de acuerdo con los datos del Imco.

Sin justificación aparente, los diputados incrustaron a 220 nuevos trabajadores en el Congreso local, tratándose de nuevos puestos laborales que van a permanecer gracias al “blindaje de impunidad” creado por el diputado Martínez Arcila, presidente de la Gran Comisión, pero que además pueden haber aumentado en el transcurso del 2019 y elevarse aún en lo que sale la actual Legislatura.

De acuerdo con el decreto número 302, por el que se expide la Ley Orgánica del Poder Legislativo, que fue aprobado hace casi seis meses, pero publicado apenas el pasado 14 de junio en el Periódico Oficial del Estado, se establece en sus artículos transitorios que la próxima Legislatura no podrá crear ni eliminar las plazas existentes, sino que se ajustarán el nuevo esquema organizacional del Poder Legislativo.

Lo anterior abre la posibilidad de que la Gran Comisión encabezada por Eduardo Martínez Arcila cree nuevas plazas antes de que finalice la XV Legislatura, con el propósito de favorecer a los allegados de los diputados que terminarán sus funciones, dejando a la XVI Legislatura con el impedimento de reducir su número, al menos en la letra de ley, algo que se supone podría ocurrir dada la línea de austeridad que supuestamente seguirán los diputados de la alianza encabezada por el Morena.

Engrosan nómina legislativa

Cuando asumió la presidencia de la Gran Comisión del Congreso del Estado, el diputado Martínez Arcila condenó a sus antecesores de la XIV Legislatura, acusándolos de haber “inflado” la nómina del Congreso y generar una “sobrecarga burocrática” que no tenía razón de existir, pues llegó a asegurar que detectaron la presencia de aviadores, quienes no tenían funciones específicas y otros más que ni siquiera asistían al recinto legislativo.

En esa tesitura, el diputado panista se “comprometió” a revisar a fondo la nómina del Congreso, con el objetivo de reducirla de aquellos puestos que no eran necesarios, ya que para ese momento estaba muy latente el compromiso de austeridad asumido por el gobierno de Carlos Joaquín González.

Pero Arcila incumplió su palabra y no sólo no redujo la nómina legislativa, sino que la engrosó con más trabajadores que entraron por mera recomendación de los diputados, creando incluso nuevos puestos para saldar favores políticos y cuotas partidistas.

Nuevas y onerosas posiciones

El costoso sistema de Asistencia Legislativa y Votación Electrónica del Congreso del Estado, cuyo valor fue de 4.2 millones de pesos, sirvió para dar trabajo a decenas de allegados de los diputados, incluyendo puestos de primer nivel que se crearon para manejar los equipos tecnológicos y asesorar en su uso a los legisladores.

Desde la XV Legislatura también se autorizó la creación de la figura de “secretario técnico de Comisión”, aprobada en febrero de 2017, mediante una serie de reformas a la todavía vigente Ley Orgánica del Poder Legislativo.

Con ello, se asignó un secretario técnico para cada Comisión legislativa del Congreso del Estado, en total fueron 26 nuevos puestos con un sueldo superior a 20 mil pesos mensuales, lo que representa un gasto adicional de más de 520 mil pesos al mes, tan sólo para poder cumplir con el salario de estas 26 personas.

Estos cargos se hicieron para aligerar las responsabilidades de los diputados locales y para que puedan colocar a sus amigos, allegados y/o recomendados políticos.

Además de ser costosos para el pueblo quintanarroense, los cargos de secretarios técnicos eran innecesarios, ya que se hicieron con la finalidad de aligerar las responsabilidades de los diputados locales, adquiriendo obligaciones que antes correspondían a los presidentes de cada comisión legislativa.

Fuente: PorEsto

Leave a reply